Tigres de Quintana Roo volvió a convertir el Foro Sol en uno de sus bastiones predilectos en la Liga Mexicana, en parte, a través de la explosividad con el bate y temperamento de Willie Romero, para que el actual campeón de la Liga Mexicana de Beisbol derrotara ayer 14-5 a Diablos Rojos y se adjudicara por 2-1 la primera serie de tres partidos entre ambos en este 2012.

Del venezolano Romero se puede ponderar su actuación deportiva: cuatro carreras producidas gracias a par de dobletes en los innings iniciales. El jardinero asestó su primer extrabase de la jornada en el episodio inicial que sirvió para colocar en el marcador el 1-0 en favor de los visitantes, por conducto de Alex Romero. En el capítulo siguiente, Carlos Gastelum, Albino Contreras y Kevin Flores ampliaron la pizarra a 7-0, por medio del oportunismo con la madera del nacido en Maracay.

Ya en la sexta entrada, un lanzamiento muy afuera de la zona de strike del relevista escarlata, Federico Castañeda, golpeó a Willie, éste soltó el bate y confrontó al pitcher para soltarle no menos de un par de puñetazos, al mismo tiempo en que detonó un conato de bronca entre jugadores de campo, suplentes y coaches. Elementos de Tigres abrazaron a Romero para llevárselo al dogout en un intento ineficaz por apaciguarlo.

El portador del jersey número 77 siguió molesto, incluso, haciendo señas obscenas a la afición de Diablos, que reprobaba su actitud mientras los seguidores a la novena visitante vitoreaban a los quintanarroenses, en un suceso que entre reclamos y juicios de ampayers consumió más de 15 minutos.

A partir de ese momento, Tigres creció en productividad a la ofensiva: Flores y Gastelum llegaron a la registradora vía Alex Romero y el estadounidense Douglas Clark-frecuente castigador de Diablos- hizo que Esteban Quiroz se diera a notar tras poner el electrónico 10-2.

El conjunto de casa intentó disminuir la adversidad con dos anotaciones en el séptimo inning, pero cuadrangulares de dos carreras de Contreras y Flores, en la novena entrada, significaron los últimos tantos de una escuadra que en cuatro partidos disputados este año en el Foro Sol llevan 48 carreras.

Desde el montículo, el triunfo fue para Enrique Lechuga, con labor de 10 hits admitidos, dos anotaciones y un ponche en cinco episodios. Osvaldo Martínez se apuntó la derrota.

diego.fragoso@eleconomista.mx