Oribe Peralta cuenta con un sueldo de 2 millones de dólares anuales con las Chivas de Guadalajara, según Fox Sports. Esta cantidad significa más de 300 salarios mínimos, que en el 2020 aumentó a 123.2 pesos. Las ganancias del delantero mexicano también involucran los negocios comerciales de ser la imagen de marcas como: Puma, Powerade, Devlyn, Levis, entre otros patrocinadores.

Sus socios le dejan ingresos económicos para una carrera en la que lleva 16 años activo y con una edad de 36 toman relevancia considerando que pronto podría llegar a su fin su trayectoria deportiva.

—¿Qué relevancia tiene ser una marca atractiva para tu gestión económica a futuro?

“Los futbolistas debemos de pensar un poco más en el retiro, es una carrera que dura muy poco y tienes que buscar alianzas comerciales para crecer, seguir vigente y tener un sustento. Así es la vida, necesitas capital para darle el estilo de vida que quieres a tu familia. Es buscar que las buenas opciones se junten con tus ideales”.

—¿El jugador profesional estructura su carrera económica considerando el retiro?

“El futbolista está mal asesorado, mal guiado. Intento acercarme y acompañar a los jóvenes para que no les pase lo mismo. Me hubiera gustado que alguien más me dijera y asesorara cómo es la situación para cuidar mi dinero porque nuestras carreras son muy circunstanciales, un día tienes una lesión y puedes quedar fuera.

“Por suerte tengo personas que siempre se han preocupado por mí. Mis papás me enseñaron el valor del dinero, además mi mentor en Cesifut (Centro de Sinergia Futbolística) siempre me dijo que tenía que cuidarlo, buscar invertirlo y tener la forma de hacerlo crecer. Es una parte importante que se le debería enseñar al deportista”.

—¿Tu fichaje por las Chivas fue considerando mantenerte como una imagen atractiva y generar un suceso mediático?

“En estos tiempos tienes que aprovechar las oportunidades, en su momento fue un caso muy sonado, la decisión la tomé porque se alineaba con mis ideales y con lo que quiero ser. Fue una elección mía y me ayudó a ver cosas que a lo mejor en el momento en el que estaba no había analizado”.

El delantero nacido en Torreón, previo al Clásico Nacional del Apertura 2019, cambió su imagen de perfil en sus cuentas de redes sociales con la palabra “traidor”. Ésta es una campaña de marketing en la que se refiere a las decisiones que toman las personas, que en ocasiones no serán las más populares, por lo que pueden ser juzgadas y etiquetadas con adjetivos como: traidor, viejo o acabado.

—¿Consideras negativo priorizar el aspecto económico sobre la cuestión pasional del futbol?

“Soy un romántico del futbol y aun así considero que idealizan a los jugadores porque no saben de dónde vienen, a dónde quieren llegar, ni sus metas. Estoy de acuerdo en que el futbol es de mucha pasión, pero es un trabajo y mucha gente no lo entiende así. Yo lo entiendo y se lo pongo muy simple a muchas personas. No puedes mantener a tus hijos sólo de amor, claro, los quiero mucho, pero ellos me exigen cosas que con sólo amor no podría dárselas, vivimos en un mundo donde lamentablemente todo se monetiza, entonces, tengo que buscar la forma. Mi pasión me llevó a lo que quería, a lo mejor en un principio no lo vi por el tema económico, después me llevó a muchas cosas que ni soñaba, son dos cosas ligadas, no puedes separar ni la pasión, ni el tema económico”.

Alex Huerta, CEO de Northweek, marca que usa la imagen de Oribe, señala por qué lo eligieron para su proyecto.

“Fue por la repercusión que tiene en el país y por su trayectoria. En Northweek somos una marca transgresora al igual que Oribe, quien tuvo la valentía de hacer un cambio drástico en su vida sin importarle qué le dijeran los demás”.

Peralta está con la agencia de representación Shine Entertainment Media, asociada con Miguel Layún, Héctor Herrera, Arturo Vidal, entre otros.

[email protected]