Jesús Corona no es de sonrisa fácil y menos en un momento como el que vive Cruz Azul. El equipo padece una crisis goleadora en la que sólo ha anotado cuatro goles en el inicio del torneo. Sin embargo, no elude los cuestionamientos de la prensa.

Es políticamente correcto. No hace una declaración que dé pie a la polémica e incluso dice que la crítica de los medios es bienvenida. "Muchas veces te hace crecer", dice.

No fue considerado para el primer municiclo que tuvo la Selección Mexicana con Gerardo Martino, el nuevo entrenador del Tri, que se desarrolló del lunes al miércoles pasado en las instalaciones del CAR.

"Me siento bien físicamente y futbolísticamente. Lo tomo de manera natural (no ser llamado). Estoy tranquilo, trabajo día a día y si me toca volver a ser llamado lo disfrutaré como lo he hecho".

¿Entonces no es una jubilación del Tri?, se le pregunta.

"No, por supuesto que no. Yo sigo levantando la mano", responde el guardameta de 38 años.

Corona cae en los lugares comunes cuando se le pregunta sobre el momento delicado que vive Cruz Azul. Dice que el plantel tiene confianza en la dirección técnica de Pedro Caixinha y saben que no viven un buen momento.

Se le pregunta sobre la mala entrada que registró el Estadio Azteca en el último partido de Cruz Azul como local ante Tijuana, que registró poco menos de 11,000 espectadores en las gradas.

"Para que vuelva la afición como el torneo pasado necesitamos ganar. Y contra Santos el sábado tenemos una buena oportunidad para convencerlos de que deben volver a vernos", concluye.