El retiro la semana pasada del proyecto de calzada flotante diseñado por el arquitecto Benjamín Romano para conectar la primera sección del Bosque de Chapultepec desde la Calzada Molino del Rey hasta la Calzada de Los Compositores en la segunda sección, “demuestra la importancia de tener a la mano un diagnóstico y un Plan Maestro, pues empezar un proyecto licitando obras onerosas que no cumplen normas y lineamientos ambientales es erróneo, ilegal y desmedido”.

Esta fue la postura publicada este lunes por el Frente Ciudadano para la Defensa y Mejora de Chapultepec a través de su vocero Pablo Gaytán, después de que el sábado la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, confirmara que el premiado arquitecto Romano retiró su propuesta conceptual, por lo que será el propio coordinador del proyecto de Chapultepec, Gabriel Orozco, quien se encargue de elaborar una nueva propuesta conceptual.

“Se hizo la revisión estructural de este proyecto conceptual (el de Romano) y tenía dos problemas: uno, que no cumplía con los criterios técnicos estructurales para poderse llevar a cabo y dos, representaba la tala de un número importante de árboles que quedaban debajo de la calzada”, explicó Sheinbaum el fin de semana.

“Por esas dos consideraciones estuvo trabajando el equipo de Obras y de Medio Ambiente con el arquitecto y con Gabriel Orozco para que modificara su proyecto”, agregó la jefa de Gobierno en conferencia. “Al final no estuvo de acuerdo en modificarlo y por esta razón se está rediseñando con una propuesta conceptual general del propio Gabriel Orozco y el aterrizaje técnico será por parte de la Secretaría de Obras para que cumpla todos los criterios estructurales y no tenga que haber tala de árboles por la construcción de un puente”.

El Frente Ciudadano opinó que la decisión deja entrever la “inoperancia urbanística”, producto de no anticipar un diagnóstico para comprender los requerimientos y alternativas que el propio bosque deja a la infraestructura peatonal. Asimismo, argumenta el Frente, no hubo sensibilidad del llamado Taller Chapultepec para hacer recorridos y percatarse de que ya existen puentes que conectan ambas secciones y “solo había que adecuarlos y mejorarlos sin tanto dispendio de recursos ni tala de árboles”.

Como en el principio: sin proyecto conceptual

En julio del año pasado, la Secretaría de Obras y Servicios adjudicó la obra a Fredel Ingeniería y Arquitectura por proceso de licitación y un costo aprobado de prácticamente 187 millones de pesos; anunció que el 15 de julio pasado darían inicio los trabajos, primero con la elaboración de un proyecto ejecutivo. A partir de ahí, se dijo, el proyecto tendría una duración de 305 días naturales. Desde aquel entonces y hasta esta fecha han transcurrido 230 días y es recién que las autoridades capitalinas rechazaron la propuesta de Romano, no existe todavía el proyecto ejecutivo y mucho menos se conoce sobre el lanzamiento del Plan Maestro.

En septiembre pasado, el Frente Ciudadano ya advertía que “de iniciar la obra estaría violando las normas y leyes medioambientales que protegen el Bosque de Chapultepec”.

El fin de semana, la jefa de Gobierno confirmó que no será una sino dos calzadas flotantes las que conecten las dos primeras secciones del Bosque de Chapultepec. La obra en cuestión y una más que partirá desde el cruce de Paseo de la Reforma con la Calzada de Chivatito y desembocará en el Parque Rosario Castellanos. La primera de esas obras, añadió Sheinbaum, “se va a construir pronto y es un diseño muy adecuado, sobre todo cumple con todos los criterios ambientales que se deben cubrir”.

A través de un comunicado, el despacho LBR&A, de Benjamín Romano, informó que las soluciones propuestas por el estudio para la integración del Bosque de Chapultepec se realizaron bajo la encomienda de contribuir a la mejora de los espacios públicos de la ciudad sin percibir remuneración económica alguna para el despacho o para el arquitecto Romano.

“LBR&A y el arquitecto Benjamín Romano confían en que la solución final por parte del Gobierno de la Ciudad de México sea benéfica para la urbe y sus habitantes”, difundió.

El gasto destinado a Chapultepec en 2021:

  • 3,508 millones de pesos, de los cuales:
  • 133 millones 497,693 pesos son para estudios de preinversión.
  • 3,278 millones de pesos para el proyecto integral del Bosque.

Gasto para la infraestructura de Interconexión en Chapultepec previsto en el Calendario de Inversión Federal:

  • Años anteriores: 702 millones 688,133 pesos
  • 2021: 283 millones 111,828 pesos
  • Costo total: 985 millones 799,961 pesos

Fuente: PEF 2021

ricardo.quiroga@eleconomista.mx