Washington, EU. El vehículo de exploración estadounidense Curiosity se apresta a aterrizar la madrugada del lunes en Marte, en una histórica misión para buscar respuestas a las legendarias preguntas sobre la existencia de vida en otro planeta.

Los científicos han descubierto signos de agua en el planeta más cercano a la Tierra, lo que indicaría que alguna forma de vida podría haberse desarrollado en el pasado del planeta rojo, que actualmente dispone de una delgada atmósfera, inviernos extremos y tormentas de polvo.

Lanzado el 26 de noviembre del 2011 desde Cabo Cañaveral, Florida, el vehículo robótico no tripulado Mars Science Laboratory (MSL) de la NASA, conocido como Curiosity, debe posarse en suelo marciano el lunes a las 05H31 GMT, después de viajar 570 millones de kilómetros.

Durante la exploración, que debe llevar dos años terrestres de duración con un costo total de 2,500 millones de dólares, Curiosity tratará de descubrir si el ambiente marciano pudo haber sido favorable al desarrollo de vida microbiana y buscará recabar datos para preparar una futura misión tripulada.

Curiosity permanece en buen estado con todos sus sistemas operando según lo esperado , afirmó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

El vehículo robótico o rover, de seis ruedas y del tamaño de un automóvil pequeño, es el más grande construido para realizar una exploración planetaria y está equipado con 10 instrumentos científicos, elementos para destruir rocas, perforar el suelo, hacer pruebas de radiación, un generador nuclear y un mástil con cámaras de alta definición.

Éste es el descenso más desafiante que jamás hemos intentado , manifestó Doug McCuistion, director del Programa de la NASA para Exploración de Marte.

Tras una complicada maniobra, el Curiosity debe posarse en el Cráter Gale, cerca del Monte de Sharp (5,000 m). El sitio, uno de los más bajos de Marte y punto de convergencia de varios ríos que -se cree- fluían provenientes de zonas altas, podría contener valiosa información sobre el pasado en sus capas sedimentarias.

Pero ingresar en la atmósfera marciana y posarse en el planeta rojo es arriesgado y será incluso más delicado para Curiosity, un vehículo de 900 kg demasiado pesado para que el impacto sea amortiguado por bolsas de aire, por lo que se diseñó un tipo de grúa con retrocohetes que llevarán al robot con cuerdas de nylon en los segundos finales del descenso.

¿Podremos hacer esto? Creo que sí (...). Pero los riesgos persisten. Será una tarea difícil , dijo McCuistion. La transmisión en vivo desde el centro de control en Pasadena (California, oeste) comenzará en el sitio web de la NASA (www.nasa.gov) a partir de las 03H30 GMT del lunes.

Uno de los principales temores a la hora del aterrizaje son las condiciones climáticas, luego de que una tormenta de polvo se formara días atrás en el lugar donde iba a descender Curiosity.

Marte está siendo propicio , dijo el responsable científico adjunto del proyecto MSL, Ashwin Vasavada.