La joya arquitectónica ubicada en la calle Héroes número 45 del corazón de la colonia Guerrero, data de 1989 y fue diseñada por el mismo Antonio Rivas Mercado. Actualmente se concluyó la restauración del inmueble que es considerado un monumento nacional, por lo que abre las puertas a un espacio lleno de historia e identidad en uno de los barrios más viejos de la Ciudad de México.