La poeta María Baranda publicará su nuevo libro Teoría de las niñas el próximo mes de julio: “Creé un mundo a partir de unas niñas que son creación de un dibujante, un dibujante que en el poema es mi padre y que inventa todo un mundo; las niñas que se revelan ante su creador y todo lo que le van diciendo como personajes de ese creador”, comentó la autora.

El poemario, editado por Vaso Roto, cuenta una historia en 66 poemas, una idea que a la autora le surgió a partir de unos dibujos de un “artista”, no propiamente un pintor sino un recolector de basura llamado Henry Darger, que al morir, un vecino suyo en Chicago abrió el departamento y descubrió que había escrito una novela que se llamaba Las Vivianas y la tenía pegada en todas las paredes de su departamento.

“Henry Darger había sido un recolector de basura durante muchos años y se dedicaba a coleccionar tapas, frascos, lo que hace mucho el arte contemporáneo hoy día, y cuando abrieron esa casa, tuvo inmediatamente un espacio en el Instituto de Arte de Chicago y fue ahí donde conocí esos dibujos hace casi 20 años”, comentó la poeta.

Baranda considera la poesía como su centro y el tiempo un tema recurrente: “Yo creo que es una mirada que un día tuve que es como un desdoblamiento, recuerdo haber estado en mi casa, en mi recámara, de niña y ver la Luna y tuve verdaderamente una epifanía, se sentía algo muy extraño, es como si yo no estuviera ahí y como si pudiera salirme por la ventana y de pronto preguntarme: ‘¿y yo qué hago aquí?’, y esa pregunta todavía me sigue”.

“La poesía es mi eje, es como mi vértebra, mi espina dorsal. yo regreso a la poesía y estoy en la poesía todos los días porque siento que ahí me constituyo, que ahí estoy viendo esa Luna, descubriendo, queriendo saber qué hago aquí en este planeta y siento que la poesía me da esa respuesta; lo demás son como las ramas de ese tronco que es mi columna vertebral”.

La poeta es Premio Internacional Jaime Sabines, Premio de Poesía Amado Nervo, Premio Iberoamericano de Poesía Francisco de Quevedo, Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta, Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes, entre muchos otros reconocimientos.