“Manifiesto de la moda en resistencia”, es el nombre que lleva la colección que presentó la diseñadora Carla Fernández, en marco a la semana de la moda y el XV aniversario de Mercedes Benz Fashion Week México.

El sitio dónde se llevó a cabo el desfile fue en la rotativa del periódico El Universal, no es la primera vez que esta parte del diario se vuelve la locación de la pasarela, año con año ellos han sido participes con Fashion Week México, desde el 2006 que inició esta semana de la moda en México.

Vestido con bordados indígenas y capa Foto: Rosario Servin

Con esta pasarela y tomando en cuenta las propuestas que hemos visto desde el día uno de la semana de la moda, hasta el momento, sólo han sido propuestas para la silueta femenina, que bien, como lo es la marca de Carla Fernández la pueden usar todo/as, su firma trabaja para ambos sexos.

Modelo: Hadassah Tirosh Foto: Rosario Servin

La propuesta de la diseñadora mexicana va muy ad hoc con esta pasarela y refuerza el mensaje de que la moda más allá de ser un lujo o una cuestión banal, es una manifestación social a nivel mundial, la manera de vestir y sobre la manera en la que van saliendo tendencias. Claro ejemplo es la pandemia de Covid19, que llegó a ponernos un alto, y a pensar más de dos veces nuestra manera de vestir, comer, consumir y hasta de comunicarnos.

A las 13:30 hrs y al son de la orquesta “El palomar”, el coro de mujeres cantautoras fue la ambientación en conjunto con el ruido de las bellas máquinas que imprimen los periódicos y que en esta ocasión solo circulaba la plana que Carla Fernández compartió con todos los asistentes para conocer más a detalle la razón de ser de su firma.

Rotativa de Periódico El Universal Foto: Rosario Servin

Carla Fernández inició su pasarela, expresando a través de la ropa su lema, que es: “Nos toca poner el freno a la moda basura, no diseñaremos prendas para que se pudran en un tiradero”. Al ritmo de aplausos contundentes y por tiempos bajo la orquesta, fueron la cuenta regresiva para que las modelos salieran.

En tonos color rosa, azul y lila pastel, las modelos comenzaron a desfilar portando ponchos con frases en defensa de la moda que decían: “La tradición no es estática”, “En la moda participamos todos”, “La moda no es efímera” y “No al consumismo automatizado malinchista”. La ropa que expresaba tajantes mensajes eran con letras grandes en color negro, e iban cocidas al frente y en la parte trasera y en posición vertical de las piezas.

"La tierra es el origen del textil" Foto: Rosario Servin

Al hacer hincapié en que la moda está en resistencia habla de la manera en la que nosotros los consumidores nos hemos vuelto monstruos para el medio ambiente y en que consumimos sin fijarnos en la calidad y mucho menos en la cantidad de ropa del fast fashion que compramos; el consumo local y nacional pasa a ser una de las últimas opciones, cuestión preocupante para la industria nacional de la moda que le siempre le ha pegado de manera monetaria porque vivimos en un mundo donde la minoría puede tener acceso a este tipo de adquisiciones.   

En la pasarela fueron saliendo las propuestas para todo tipo de cuerpo, vestidos, blusas, faldas, capas, rebozos, abrigos, ponchos y jumpsuits que tenían largas cintas. Este es uno de los trucos para que las prendas se ajusten a tu cuerpo. Gran plus que se agradece si eres de los que les encanta tener su ropa estilizada al cuerpo. Después de estos reflexivos mensajes la pasarela se comenzó a tornar en propuestas para usar de noche, de día e incluso en eventos de gala. Bordados espectaculares indígenas adornaban casi todas las piezas. Darle valor a las raíces indígenas es lo que muchos de los diseñadores nacionales hacen pero pocos logran lo que Carla Fernández con su producción de moda ética.

Ropa para todo tipo de cuerpo que se ajusta con cintas Foto: Rosario Servin

Fashion Week es la semana de la moda en la que los organizadores como lo es Mercedes Benz, invita a los diseñadores nacionales destacados a compartirnos sus propuestas para mostrarnos una semana de pasarelas llena de propuestas para la magia que es el vestir y disfrutar.

La firma de Carla Fernández es de las más reconocidas en México y el mundo porque hacen moda ética. Siempre se ha preocupado y apoyado a las comunidades indígenas y sus diseños son elaborados en conjunto con más de 175 artesanas y artesanos tejedores, bordadores, talladores de madera, peleteros, caladores y tintoreros de 12 estados de la República que usan técnicas y procesos tradicionales que derivan en moda contemporánea.

Vestido y Capa de lujo Foto: Rosario Servin

De esta forma su trabajo con los artesanos se ha reconocido de manera internacional en el museo fue Victoria & Albert Museum en Londres, Isabella Stewart Gardner en Boston, Museo Jumex y Centro Cultural España en la Ciudad de México, Heath Ceramics en San Francisco y Fashion Institute of Technology en NY, RISD Museum en Rhode Island. Su proyecto de moda ética ha ganado premios como Design Visionary 2018 otorgado por Design Miami, cada diciembre da este premio a un diseñador, patrocinador o activista que haya contribuido significativamente al campo del diseño e influido en el mundo a través de un impacto tangible.

Carla Fernández, diseñadora de la marca que de igual manera lleva su nombre Foto: Rosario Servin

“Manifiesto de la moda en resistencia” fue una pasarela rica en color y reflexiva en dónde se volvió a lanzar y a reforzar el mensaje de consumir lo necesario, fijándonos siempre en la calidad y en la forma en la que se elaboran esas piezas que queremos o necesitamos tener en nuestro clóset, recordando que en la moda participamos todos. 

Las 30 salidas que desfilaron por la pasarela se distinguieron en tonos pastel para pasar a los colores crudos como lo es el blanco, beige, diferentes tonos de café y para cerrar en negros con dorado y capas brillantes en plateado con destellos dorados. La tela de la mayoría de las piezas era ligera, porosa y suave, el calzado en algunos looks fueron de tela de peluche así como abrigos.

El tercer día de la semana de la moda se festejó reconociendo la labor de la industria de la moda, la manera en la que se consume para poder hacer un cambio y no consumir sin antes pensar.

Fashion Week México continúa con la pasarela de Daniela Villa, y Alexia Ulibarri para así cerrar este festejo por los XV años.

isamar.ramirez@eleconomista.mx