Elegancia, innovación y frescura estuvieron presentes de principio a fin en cada una de las salidas que nos propone Daniela Villa para esta Primavera y Verano del 2019.

En el marco de la semana de la moda en México que lleva el nombre de Mercedes Benz Fashion Week, se celebra dos veces por año para mostrar las tendencias que se usarán en la estación entrante, da la vuelta al mundo y al llegar a México los diseñadores dan un panorama de la moda nacional agregando su peculiar estilo; este jueves se presentó la colección Primavera/Verano de la diseñadora mexicana.

Amenizado con música clásica y orquesta en vivo que subía y bajaba de intensidad en el Ex Convento de San Hipólito, la diseñadora hizo que las prendas que desfilaron por el recinto fueran parte de un sueño.

La colección bautizada como “Visiones Fugitivas” inspirada y en homenaje a Pedro Friedeberg —artista y diseñador de México de origen italiano, conocido por su trabajo surrealista lleno de líneas, colores y símbolos religiosos antiguos— está llena de destellos dorados y aplicaciones en los vestidos, faldas y shorts asimétricos y amplios.

Cortes desiguales y detallados en la parte de los dobladillos, tirantes anchos y una composición de mangas cortas y largas coinciden dentro de una misma prenda. Los cuellos en forma de ojal, cuellos camiseros y cuellos tipo “V”  pronunciada, hacen peculiar a cada una de las prendas de ensueño.

La colección se dividió en tres bloques, cado uno se basó en piezas de Friedeberg, la primera “Tántrica Pijama”, la segunda “Alces Nobles y Sentimentales” y la tercera “El tesoro de Moctezuma”.

Colores beige, negros, blancos, naranjas vibrantes, azul marino con destellos metálicos y nudos pronunciados que resaltan la silueta femenina; los outfits se complementaron con zapatillas de tacón de aguja o stiletto de tiras que dejan al aire el talón y los dedos de los pies para lucir el tobillo, todos vienen en tonos pastel, de esta forma lucen aún más las prendas con volumen de textiles frescos, porosos y ligeros.

Los sombreros tomaron fuerza y fueron protagonistas a lo largo de la pasarela. De todos los tamaños y con detalles exagerados pero bien colocados hacen que tus ojos se mantengan en ellos hasta descubrir el rostro de la mujer que lo porta. En cuanto a accesorios, la diseñadora apostó por aretes grandes y dorados con contrastes en negro.

La diseñadora originaria de Tijuana logra transportar en cuestión de minutos a la esencia de sus diseños que van de la mano con una experiencia abstracta, manteniéndonos al borde de cada salida para que de esta forma concluya sorpresivamente y dejarnos con la piel erizada asimilando cada composición que nos presentó.

[email protected]