No son los textos grandilocuentes de Octavio Paz ni la perfección de José Emilio Pacheco; La edad de oro. Antología de poesía mexicana actual se compone de poesía que no respeta estructuras, que habla de lo que sucede en el México de hoy, de la calle y del amor en tiempos del blog y Twitter.

La poesía mexicana actual pasa por un gran momento y por eso decidí declararla como una edad de oro, así, sólo para molestar , explicó en entrevista el poeta Luis Felipe Fabre, quien hizo la selección para el volumen publicado por la UNAM.

A diferencia de toda aquella poesía a la que llamo de ‘evasión vía lo sublime’, la poesía que se escribe ahora está muy viva, es propositiva y trasgresora , agregó Luis Felipe Fabre.

La edad de oro. Antología de poesía mexicana actual se compone de autores nacidos entre los años 70 y 80 como Rodrigo Flores Sánchez, Maricela Guerrero, Óscar de Pablo, Minerva Reynosa, Paula Abramo, Inti García Santamaría, Daniel Saldaña París, Alejandro Albarrán y Yaxkin Melchy.

Es una explosión donde hay dibujos, imágenes; son versos que trasgreden de una manera muy inteligente, que han encontrado sus propios caminos para hablar de lo que sucede, incluso con preocupación por lo que pasa en México pero de manera inteligente , explicó el entrevistado.

Para el poeta Luis Felipe Fabre, la tecnología ha contribuido para difundir la poesía y ha inspirado a algunos poetas como Daniel Saldaña París, quien es autor de Googlearla años después (new spleen) .

Todo esto ha ayudado a que la poesía actual mexicana pase por muy buen momento, hay muchos poetas buenos y la verdad es que fue muy difícil sólo elegir a nueve ante la calidad que existe en los textos , finalizó Luis Felipe Fabre.

Googlearla años después (new spleen)

Daniel Saldaña París

Ella en una animación de stop motion, fumando con una boquilla que más que elegancia le confiere perversidad. Ella, nuevamente animada, sobre un suelo de baldosas que podría ser el suelo de baldosas del departamento donde mi abuelo conoció el prurito del sexo, y de hecho es ese mismo suelo de baldosas, ahora lo sé. Su pelo tiene basura y resplandor a partes iguales, como sucede con todas las cosas que en un primer momento parecen llamadas a estar siempre al alcance de la mano. Un texto de ella en donde aboga por la educación no formal, de carácter filosófico, y propone un campamento de verano en el que se anime a los niños a: 1) grabar sus experiencias en audio mediante el uso de una cassette , 2) emprender recorridos por el campo y jugar con mapas, 3) convertirse en expertos del cuerpo . El último punto me parece el menos claro, pero en todos detecto, o quiero detectar, huellas o indicios de la persona con la que viví durante dos años (nada me asegura que efectivamente se trate de la misma). Ella en lo que parece ser un concierto de rock, pero vestida a la usanza folclórica y dando alaridos por el escenario; se cae. Su nombre en listas aleatorias: de estudiantes, de participantes en una asamblea popular, de firmantes de una carta en contra de la reubicación de una librería que alguna vez visitamos juntos y que a mí ha dejado de importarme hace ya tiempo. Su nombre con el orden erróneo en los apellidos. Su nombre en las listas electorales de un distrito de Texas. Su nombre entre las concursantes de un certamen hípico en Pomona. Su nombre con modificaciones o en contextos imposibles conforme pasan y pasan más páginas de resultados. Finalmente, otros nombres.

[email protected]