El miércoles fue un día negro para el periodismo y para la comedia. Cuando los terroristas entraron disparando a la redacción de Charlie Hebdo no sólo mataron a Charb, Cabu, Wolinski y Tignous, amén de las otras ocho personas, también le dispararon al corazón de la libertad de expresión y a la esperanza de que todos podemos reírnos de todos y por lo tanto podemos vivir juntos.

NOTICIA: ¿Y la ciencia ficción a la mexicana?

Algunos se han levantado para decir que los caricaturistas de Charlie Hebdo se lo buscaron, que eran demasiado irreverentes, obscenos, vulgares, en general pasados de lanza. Pero su labor, la labor de todo satirista (que también comparten con todos los periodistas) es importantísima: respetar un tabú es fortalecerlo, tocarlo de la manera más burlona y crítica, hacer que la gente voltee a donde no quiere voltear desaparece a los fantasmas y le quita poder a los déspotas. Ésa es la trascendencia vital de los bufones.

NOTICIA: Los baños de las casas ricas

En México, un país donde desaparecen periodistas como si fueran carpas de circo y no pasa nada, la tragedia de Charlie Hebdo nos pega más de cerca de lo que nos gusta aceptar. Hace unos días desapareció Moisés Sánchez, de nuevo en Veracruz, de nuevo sin rastro.

NOTICIA: Mi chante, mi cantón: una forma de sexualidad

Y es muy triste que tanto en nuestro país como en Francia, que han pasado por un tránsito duro hacia la democracia (nuestros derechos y libertades nos costaron siglos de revoluciones a ellos y a nosotros), ejercer la libertad de expresión sea como irse a la guerra. Como demuestran las fotografías de esta semana del Archivo Gustavo Casasola, México, a pesar de todo, tiene una tradición de manifestaciones, luchas necesarias por hacerse escuchar y recordarle al poder que sin nosotros, nada. Esas imágenes de marchas de obreros, estudiantes y gente común nos recuerdan lo mismo que las páginas del Charlie Hebdo, gritan: Somos más fuertes que el puño que quiere aplastarnos.

Fundación Casasola por la Cultura, A.C.

Archivo Gustavo Casasolawww.casasolamexico.comfacebook/archivo.casasola@ArchivoCasasola