Zacatecas.-Osamentas de aproximadamente 25 niños que datan del siglo XVII, fueron encontrados en el Templo de Nuestra Señora de Guadalupe, mejor conocido como "El Cerrito", en Sombrerete, Zacatecas.

El hallazgo se registró durante los trabajos de restitución y nivelación del piso en la nave del recinto religioso y de acuerdo con los especialistas podría tratarse de infantes que murieron por una epidemia, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Detalló que luego de recibir el reporte de este hallazgo, se designó al antropólogo físico Gerardo Valenzuela para confirmar el descubrimiento y hacer el registro correspondiente de los entierros.

Los restos óseos pertenecen a infantes, desde recién nacidos hasta de 14 años de edad, y estaban depositados, en su mayoría, directamente sobre la tierra únicamente "se encontró un pequeño féretro completo, de madera de pino, muy sencillo, y del resto sólo quedaban algunos fragmentos", abundó el especialista.

Señaló que si bien el uso de ataúdes podría reflejar el nivel socioeconómico esta característica se mide mejor a partir de la proximidad de las sepulturas con el presbiterio, ya que en la época de la Colonia se acostumbraba que la gente de mejor posición social se enterrara más cerca del altar.

El antropólogo detalló que los restos se encontraban en una misma profundidad, de aproximadamente 15 centímetros, lo que indica que corresponden a la misma temporalidad, el siglo XVIII, y que los niños pudieron haber sido víctimas quizá de una epidemia que les ocasionó la muerte.

"Es importante reconocer que las edades de estos niños indica algún problema que existió durante su desarrollo, ya que ni siquiera pudieron llegar a la adolescencia, pero para saber la razón del fallecimiento tendría que hacerse un estudio especializado", apuntó el especialista del INAH.

Precisó que por el momento no se puede dar una conclusión sobre por qué solo se encontraron restos de infantes: "puede ser que la parte de adelante hubiera estado destinada a lo que llamaban "angelitos" en la religión católica, por estar más cerca del altar, pero, habría que hacer un análisis minucioso".

Valenzuela agregó que las osamentas se hallaron en los alrededores de la nave, donde se hicieron pequeñas calas de 15 centímetros de profundidad por 20 de ancho, "todo el centro de la nave debe estar lleno de restos óseos, incluso también se hallaron huesos aislados de personas adultas".

Respecto a la historia del Nuestra Señora de Guadalupe, mencionó que no hay mucha información, sólo se sabe que en la región se asentó una orden de frailes franciscanos, pero no se podría asegurar que la iglesia perteneciera a la misma orden.

El especialista del INAH, añadió que se hizo el registro de los restos óseos y del lugar donde fueron encontrados, además se dieron indicaciones para no seguir excavando en ese espacio del templo.

Finalmente, dijo que las osamentas fueron reinhumadas en un área dentro de la misma nave de la iglesia y se encuentran fuera de riesgo de volver a ser excavada.

"Si se autoriza un proyecto de investigación, podremos hacer una exploración sobre las características de los entierros, la antiguedad del templo y la población que ahí habitó; sabemos que era una sociedad minera que se estableció desde mucho antes de que se erigiera el templo, incluso llegó a ser la segunda en importancia después de la ciudad de Zacatecas" concluyó el antropólogo.

BVC