Rafael Steinhauser, presidente para América Latina de Qualcomm, levanta el brazo izquierdo y muestra en su muñeca un Toq, el reloj inteligente con sistema operativo Android, desarrollado por esta firma líder en el mercado de microprocesadores para dispositivos móviles y que fue presentado el año pasado.

El directivo cita las bondades de este dispositivo como la tecnología Mirasol, que optimiza la visualización de la pantalla frente a la luz directa del sol e, incluso, describe un escenario donde el usuario pueda encender su automóvil desde su reloj inteligente.

Pero lejos de ingresar a un mercado para el consumidor final y competir con sus clientes Sony, Samsung y otros fabricantes de equipos móviles y tecnología vestible, Qualcomm tiene otro objetivo: queremos provocar a la industria , asegura Steinhauser en una entrevista. Esto deberá traducirse en innovación.

La provocación de Qualcomm va más allá de los dispositivos móviles, a pesar de que este mercado ha sido el motor principal de su negocio. En el primer trimestre del año fiscal 2014 (septiembre a diciembre del 2013) este segmento generó a la empresa ingresos por 6,620 millones de dólares, 10% más que en el mismo periodo del año previo.

Qualcomm ha puesto la mira en dos áreas de su interés, en las que buscará detonar la innovación: el de los automóviles eléctricos con capacidades de procesamiento y el uso de procesadores para el desarrollo de dispositivos para el cuidado de la salud.

Una muestra es un procesador cognitivo que, en lugar de emular el lenguaje informático, busca acercarse más al pensamiento humano, basado en la interacción entre las neuronas mediante sinapsis.

Es el primer dispositivo de laboratorio de procesamiento neurológico, como es el procesamiento humano, que puede llevar a resolver cosas que no podemos ver hoy. Con ellos podemos crear máquinas y pequeños robots capaces de aprender y reconocer el camino , explica el directivo.

En su cartera de investigaciones también están los nanoprocesadores, que permiten pensar en dispositivos de un grano de arena dentro de la sangre para prevenir ataques cardiacos. Incluso procesadores en el cerebro para entablar una comunicación directa entre hombres y máquinas, con aplicaciones útiles para personas con discapacidades motrices o del habla.

Hacemos un llamado a cualquier institución de investigación para desarrollar aplicaciones para procesadores cognitivos , agrega.

Steinhauser asegura que la compra de 2,400 patentes a Hewlett-Packard (HP), anunciada en enero, va en este sentido de provocación al ponerlas a disposición de los desarrolladores de tecnología y que los ingresos obtenidos por su licenciamiento sean reinvertidos en investigación.

Qualcomm invierte entre 20% y 30% de sus ingresos anuales en investigación y desarrollo. Durante los últimos 28 años ha invertido en esta labor casi 30,000 millones de dólares.

PROVOCAR CON EL GOBIERNO

En México, Qualcomm quiere fortalecer esta provocación de la mano del gobierno. Existen varios vientos a favor: el crecimiento de la adopción de las tecnologías móviles en el país, la reforma al sector de telecomunicaciones que promete más conectividad, calidad y asequibilidad de los servicios, y la implementación de una estrategia digital que, según el gobierno, colocará a México en el nivel medio de los indicadores de conectividad de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En México queremos intensificar y comenzar más seriamente el trabajo con el gobierno. Abrir un frente de trabajo y contribuir con servicios de universalización digital para la inclusión, servicios gratuitos públicos y privados. Nos gustaría trabajar más en México , asegura Steinhauser.

La idea es adaptar algunas de las estrategias que se están desarrollando en Brasil y que han impulsado a que sea el país con mayor penetración de teléfonos inteligentes en la región latinoamericana con más de 60 millones de estos dispositivos, según Qualcomm.

Durante el 2014, la firma que dirige Paul E. Jacobs, buscará desarrollar modelos de acceso gratuito a la banda ancha móvil para el uso de servicios como el comercio electrónico, la educación o el gobierno electrónico al permitir el acceso y realización de trámites burocráticos desde el teléfono celular, sin necesidad de tener contratado un plan de datos con alguna operadora. Esto será con la alianza de las operadoras móviles y las autoridades.

Por lo pronto, Qualcomm buscará apoyar en la evolución de la reforma al sector de telecomunicaciones.

Vamos a cooperar en la forma de la ejecución de la reforma a telecomunicaciones y cómo se va a ejecutar lo que está plasmado en la ley, ya sea en la implementación de la red en la banda 700 Mhz, operadores virtuales o nuevos dispositivos para el mercado , dijo Salvador Blasco, director general de Qualcomm México.

[email protected]

apr