Más allá del gran mérito científico que tiene el Gran Telescopio Milimétrico –se le considera el más grande en su tipo tiene el reconocimiento de haber superado todas las contrariedades del surrealismo mexicano: la falta de cultura científica, poco apoyo monetario, poca difusión, y claro, malos entendidos públicos.

¿Y dónde está el dinero?

Este Telescopio se creó tras un acuerdo entre Estados Unidos y México, con la Universidad de Massachussets y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

Aún así, los mexicanos podrán presumir de tener un Telescopio pues el país ha pagado a través de recursos públicos 75% del Telescopio.

El defecto, como es de suponerse, es que el dinero público ha sido castigado en los últimos años para los temas de Ciencia y Tecnología.

Según el reporte del INAOE, en el 2008 el Grupo Gerencial (el management team) del Gran Telescopio Milimétrico solicitó 107.8 millones de pesos. Sólo obtuvo 52.7 millones. Para el 2009 pidió 137.5 millones de pesos. Le autorizaron 40 millones.

¿Qué pasará en un futuro, cuando ya esté operando (será en el 2011) y solicite cada año los 8 millones de dólares que requiere para funcionar, darle mantenimiento, pagar sueldos y mantenerse actualizado?

¿Alguien lo conoce?

Por falta de difusión, la mayoría de los mexicanos desconocen que México tiene un Telescopio de gran magnitud, e incluso, desconocen su potencial. O por falta de interés, por parte de a población, ningún esfuerzo de difusión y apoyo ha funcionado.

Un ejemplo: en octubre del 2006, se organizó el Universo Rock , dos conciertos en la Plaza de Toros México, que buscaban fondos para el Telescopio. No sólo no logró recaudar gran cosa –los boletos costaron de 100 a 400 pesos sino que generó pérdidas: el evento estuvo semivacío, los grupos como Plastilina Mosh, La Lupita, Jumbo, Nortec, entre otros, cancelaron su participación ante la falta de público, y cobraron por daños .

Orgullo mexicano

Alfonso Serrano, el científico mexicano que gestó la idea en 1988 y que ha estado desde entonces en todos los procesos del Telescopio, lo único que espera es verlo funcionar.

Tenía el pelo negro cuando inició todo esto. Hoy espero verlo operar con el pelo blanco , dijo.

Más detalles en

www.eleconomista.com.mx/blogs/nelly