Con el rechazo del Parlamento Europeo hacia el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por su sigla en inglés), se perdió la viabilidad económica que supone este tratado internacional. Aunque el Senado mexicano rechazó la participación de México en el tratado, los cabildeos podrían reanudar durante el próximo gobierno y abriría la puerta a una regulación que amenace la privacidad de los usuarios de Internet.

Así lo advirtieron por separado Antonio Martínez Velázquez, abogado y defensor de la autorregulación de Internet, y Francisco Javier Castellón Fonseca, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado, dos de los actores que encabezan desde el 2010 los análisis en contra de ACTA en México por parte de la sociedad civil y la Cámara alta.

ACTA, que busca impedir el contrabando y la piratería, permitiría que gobiernos y empresas puedan conocer lo que los internautas buscan y comparten en Internet, desde archivos de texto, música y video, hasta llevar el registro de las páginas visitadas. El miércoles, el Parlamento europeo sepultó la participación del bloque en ACTA, después de meses de discusión, por su carácter ambiguo y por tanto peligroso para las libertades individuales.

ACTA contempla sanciones como la prohibición temporal o permanente para usar Internet a personas sospechosas de realizar actividades ilíctas.

Los demás negociadores del acuerdo como Estados Unidos, Japón, Suiza, México, Marruecos, deberíamos reconocer que este rechazo unánime de la Unión Europea significa la no viabilidad del documento que habían suscrito ya Japón, Estados Unidos y Suiza en octubre pasado , dijo Martínez Velázquez.

El senador Castellón Fonseca, del PRD, consideró: Una tercera parte del mercado que estaría protegiéndose se sale del tratado (ACTA), y quedarían Estados Unidos y algunos países asiáticos .

Con el inicio de la nueva Legislatura en México, en septiembre próximo, los entrevistados no descartaron que se retomen los cabildeos por parte la industria discográfica, cinematográfica, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial o el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

ACTA no está totalmente muerto. En el Congreso mexicano hubo una oposición unánime a que se firmara pero las condiciones políticas pueden cambiar, y con ello levantar un muerto que ya estaba enterrado varios metros bajo tierra. , comentó Castellón Fonseca.

Rodrigo Pérez-Alonso, diputado federal del Partido Verde Ecologista de México y presidente de la Comisión Especial de Acceso Digital en la Cámara de Diputados, coincidió en que la posibilidad de revivir ACTA es latente con la LXII Legislatura.

En las declaraciones del PRI-PVEM es que ACTA no se va a ratificar en ninguna forma en esta legislatura (…) Deberíamos seguir respetando esta línea pero con un nuevo gobierno y legislatura no necesariamente sigue esta línea por lo que está el riesgo , asegura.

El escenario ideal para el activista Antonio Martínez, el rechazo de México hacia ACTA se debe mantener y entender que económicamente el acuerdo no es viable si no está suscrito por la Unión Europea .

[email protected]