Uno de los principales aliados del sector asegurador hoy en día es la tecnología, la cual le ha permitido llegar a más personas y crear nuevos productos; sin embargo, también es ésta la que pone en jaque a las aseguradoras que tienen productos de gastos médicos.

“La tecnología ayuda a las compañías aseguradoras que se dedican, por ejemplo, al seguro de automóviles a conocer conductas de los clientes al momento de manejar, o a saber de los siniestros en tiempo real; sin embargo, en el ramo de gastos médicos, si bien nos ayuda, pone a prueba a las compañías”, refirió José Joaquín Fernández, de la dirección técnica de Gastos Médicos y Vida Grupo de GNP.

Lo anterior se da debido a los incrementos de los costos de algunos tratamientos médicos que empiezan a utilizar nueva tecnología, algo que afecta a las aseguradoras y que incluso puede llegar a modificar los costos de sus pólizas hacia los clientes.

“En los últimos años, los avances en la ciencia médica y el desarrollo de nuevas tecnologías que van desde insumos para la salud, como medicamentos y dispositivos médicos, hasta tecnologías de la información y la comunicación, de inteligencia artificial y de análisis de minería de datos, están revolucionando el alcance y la forma en que se ejerce la práctica médica. Algunas de estas tecnologías generan muy buenos resultados en salud, pero a un costo elevado”, aseveró la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en su informe sobre el aseguramiento en salud.

Cabe destacar que las nuevas tecnologías son uno de los componentes de la inflación médica, la cual cerró el 2017 en 12.87%, mientras que la inflación general se ubicó en 6.77 por ciento. Dicha tendencia es una constante de los últimos 14 años.

“El aseguramiento privado presenta limitaciones importantes, pero enfrenta una presión en costos superior a la presión inflacionaria del resto de la economía y de la canasta de bienes y servicios comprendida en el subíndice de precios de salud. Bajo la tendencia actual en el crecimiento de los costos pagados por las aseguradoras y de las primas, el modelo tradicional de seguro de gastos médicos mayores será insostenible”, advirtió la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en su informe “Aseguramiento en Salud”.

José Joaquín Fernández comentó que otro de los retos que enfrentan las aseguradoras en salud es la creciente esperanza de vida y las enfermedades crónicas degenerativas que se tienen que tratar en la vejez, las cuales también llevan a utilizar nueva tecnología.

ana.martinez@eleconomista.mx