En España se podría aprobar esta semana el borrador del real decreto de ley que modifica las reglas para los bancos, el cual disminuye los salarios de los CEO hasta 500,000 euros al año en las entidades que reciban ayudas del gobierno federal, situación que sigue presionando a otros países para que sigan esta tendencia en la que no existen topes en los sueldos de los directivos, como es el caso de México.

Sin embargo, los bancos que tienen una fuerte presencia en México, BBVA y Santander, quedarían excluidos de esta nueva regla, debido a que ellos no han solicitado las ayudas del gobierno español.

El Ministerio de Hacienda de España introdujo una disposición final en el nuevo real decreto para modificar la actual ley financiera que recientemente se aprobó el pasado 3 de febrero, que ya fijaba un límite máximo de 600,000 euros en el sueldo de los directivos de mayor rango en los bancos que habían recibido ayudas y de 300,000 euros para las entidades intervenidas.

Casos como los de la aseguradora AIG, que fue rescatada por el gobierno estadounidense en el 2009, mientras que sus CEO realizaron su convención anual en las Bahamas el mismo año, además de recibir 100% de sus bonos anuales por productividad, provocaron la indignación social y de los gobiernos.

Por ello, se han planteado reformas a las leyes financieras locales para que los directores de los bancos que han sido intervenidos por los gobiernos federales tengan un tope salarial; sin embargo, estas iniciativas no han prosperado, ya que aún ninguna ha sido aplicada.

En el caso de Inglaterra, se propusieron medidas similares en el 2011 por parte de la Comisión Independiente para la Banca (ICB, por su sigla en inglés); a pesar de que no se definía un tope específico, sí se recomendaba limitar el ingreso de los CEO bancarios.

Sin embargo, estas medidas no se tomaron en cuenta por parte del gobierno inglés y, por el contrario, fueron fuertemente rechazadas por los bancos de la isla, pese a que las autoridades financieras locales planean culminar una reestructura del sector financiero en el 2019.

EN MÉXICO LO VEN POCO VIABLE

Durante la crisis del 2009 y el 2010 en México el tema fue abordado; sin embargo, los bancos argumentaron que el sistema financiero no estaba en la misma situación que los otros mercados internacionales.

Para Gabriel Pérez del Peral, académico de la Universidad Panamericana, poner un límite a los salarios en México generaría una disminución de la competitividad, ya que es conocido que en México se crean buenos banqueros, independientemente de la institución donde trabajen .

Asimismo, la banca de desarrollo ha indicado la necesidad de diseñar nuevos programas de remuneración para directores, ya que la banca comercial es una fuerte competencia para atraer el talento y lo lleva a cabo a través de mejores salarios y bonos.

Es importante que se tengan mejores programas de remuneraciones para los empleados especializados de la banca de desarrollo, ya que los bancos comerciales son más atractivos debido a la remuneración que reciben , aseguró Héctor Rangel Domene, director general de Nafin y Bancomext.