Las complicaciones que enfrentará el sistema financiero en el 2016, como el alza de tasas de interés del Banco de México, tienen que ser superadas para reflejar la confianza que este país necesita para crecer, indicó Adalberto Palma, presidente de la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifimex).

En entrevista, el representante de Unifimex, que aglutina a poco más de 40 instituciones financieras constituidas mayoritariamente por capital mexicano, enumeró las dificultades que las entidades del sistema financiero podrían tener el próximo año, por ejemplo, superar la regulación de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Sin duda, el lavado de dinero no va a dejar de existir, creo que ahí está: los costos de regulación son un factor importante, que no se puede soslayar. El reto del supervisor va a ser, para mí, cómo hacer para que el sector financiero participe más en el desarrollo del país , explicó Palma.

El presidente de la Unifimex acotó que ante un entorno macroeconómico complejo, donde existen bajos índices de inflación, pero el crecimiento del país no es el esperado, las instituciones financieras deben proteger su capital así como a sus clientes.

El país está en una dinámica complicada por temas como las tasas de interés, tipo de cambio, crecimiento, y los ingresos petroleros tendrán algún efecto y las instituciones financieras deben tener mucho cuidado para proteger su capital y asegurarse de que los ahorradores estén bien cuidados; además, educar a los clientes para que no se generen problemas que no tienen ahora , reconoció.

Hay apetito

De acuerdo con Palma, hay ejemplos de que firmas financieras extranjeras buscan aterrizar en México, lo que demuestra que existe apetito extranjero para invertir en el país; sin embargo, se han presentado otros casos que a pesar de causas externas, impactan en la imagen de éste.

Yo creo que hay apetito en México; tenemos el caso de Itaú que vino a México, eso para mí es una señal positiva, ya que algo se está viendo atractivo para venir (...), pero hay otros casos como el del Deutsche Bank que no se va de México por cuestiones internas, sino por otro tipo de decisiones , acotó.

La vida del sistema financiero agregó sigue estando ahí, y si algo deben saber los banqueros es cómo manejar el riesgo y los riesgos traen oportunidades; creo que ahí hay algo positivo que puede surgir .

Respecto de los fraudes que han acontecido en el sistema financiero mexicano en fechas recientes (como el de Ficrea o Alta, que forman parte del sistema aun cuando no son bancos), Palma explicó que éstos son señales de alerta para mejorar la regulación, pero eso no es sinónimo de que la autoridad, en este caso la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), realice una supervisión deficiente.

La regulación siempre puede ser mejor, y cuando hay fraudes siempre se va a acusar al regulador (...) Hay un esfuerzo importante de la autoridad para disminuir ese tipo de prácticas , expresó.

Prueba de oficial, fuera de contexto

Por otra parte, cuestionado sobre el motivo de por qué muchas instituciones financieras tienen dificultades para certificar a su oficial de cumplimiento encargado de prevenir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo ante la comisión bancaria, Palma explicó que la regulación no está acorde al contexto que viven algunas organizaciones.

Por ejemplo acotó , el examen que tienen que aprobar para certificarse ante la CNBV corresponde a una percepción global y no nacional, por lo que existen pruebas (de acciones) que difícilmente en una entidad mexicana podrían presentarse.

El diseño del examen respondió más a una percepción global que a una percepción local. Creo que la adaptación de esos requerimientos a la realidad mexicana es diferente, yo creo que hay circunstancias especiales en las organizaciones que hay que atender (...), se empezó muy ambiciosamente , dijo.

A esto se suman todos los formularios con información de sus clientes que deben presentar las instituciones.

[email protected]