Aunque la autoridad fiscal escuchó a los contribuyentes y realizó la mayoría de los cambios solicitados para la versión final de las reglas de las declaraciones informativas, firmas de asesoría fiscal aseguran que aún hay aspectos que preocupan a pagadores de impuestos y expertos en la materia.

Como parte del acuerdo de Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios (BEPS, por su sigla en inglés) realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las empresas multinacionales de México tendrán que entregar a fin de año tres declaraciones informativas: país por país, local y maestra.

Enrique González, socio líder de Precios de Transferencia en EY, consideró que los puntos modificados por la autoridad fiscal fueron muy buenos y expuso que la declaración con más cambios importantes es la maestra, pues la autoridad reconoció que las reglas de ésta contenían mucha información que no necesariamente está disponible para la compañía subsidiaria mexicana; por lo que ahora se les permitirá tomar la información que está en sus manos.

Reconoció que otros cambios importantes fueron que se pudiera presentar la declaración maestra en inglés; al igual que se considere que los ejercicios calendarios entre diferentes países no necesariamente concuerdan, lo que generaría un problema para la entrega de información.

La autoridad dio fechas de entrega que van en línea con diferentes ejercicios fiscales, ello es muy favorable; al igual que el hecho de que un grupo empresarial ya puede elegir una sola empresa para presentar en una declaración la información de todas las compañías del grupo , añadió.

Por su parte, Teresa Quiñones, socia líder de Precios de Transferencia para América Latina de KPMG en México, coincidió en que las reglas de la declaración maestra quedaron un tanto más flexibles en cuanto a lo que se pedía en México a diferencia de otros países, pues ésta tenía información adicional de la que solicitaban en otros países.

Dijo que la declaración país por país desde un principio ha estado alineada con lo que solicita la OCDE, pero hizo falta fue la precisión de algunos conceptos.

Sin embargo, consideró que los cambios que las exigencias que en un principio tenía la declaración maestra parecieran haberse trasladado a las reglas finales de la declaración local. Ello debido a que está pidiendo, por ejemplo, información financiera y fiscal de las partes relacionadas extranjeras de cada transacción analizada.

Esta información es bastante complicada, al tener que incluir activos circulantes, activos fijos, costos, pago de impuestos, moneda, entre otros detalles. Resulta complejo para las empresas dar tantos detalles; puede que sea algo útil para la autoridad fiscal pero a las compañías les está dejando el mismo problema de tanta información , comentó tras reconocer que ello podría complicar las transacciones de las empresas multinacionales en México.

Falta el último paso

Entre los temas que aún hay que aclarar está la emisión de los formatos y mecanismos para la presentación de estas declaraciones informativas, pues hasta la fecha no se han presentado.

Simón Somohano, líder de Precios de Transferencia de Deloitte, mencionó que está pendiente que la autoridad fiscal libere la plataforma electrónica para la presentación de las declaraciones informativas.

Es importante señalar el factor tiempo en virtud de que su presentación deberá ser a más tardar el 31 de diciembre de este año , afirmó.

Teresa Quiñones dijo que lo anterior es importante para que los contribuyentes puedan cumplir bien con estas nuevas obligaciones fiscales, estamos esperando que el SAT diga cómo se harán estas declaraciones y presente las herramientas para que todo sea un proceso automatizado .