Cumplir con la tarea parece ser malo. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) busca que la banca establecida en el país cumpla con las nuevas reglas de Basilea III antes de los términos establecidos a nivel mundial.

Lo anterior podría representar una desventaja frente a otros sistemas financieros, ya que la entrada en vigor de las nuevas disposiciones representaría aumentar reservas cuando se financia un proyecto de infraestructura, lo que podría hacer el financiamiento mexicano más caro que en otras latitudes.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Asociación de Bancos de México (ABM) discuten los términos de la circular que contiene las nuevas reglas de la regulación internacional, la cual podría entrar en vigor en el segundo semestre del 2012 y en la que fundamentalmente demandan un mayor nivel de capitalización.

Hay temas que están pendientes y que estamos analizando con la autoridad, son dos o tres puntos de fondo que se continúan discutiendo , explicó Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la AMB.

Marcos Martínez, director general de Santander, comentó que el sector bancario está preparado para las nuevas reglas; sin embargo, si los demás países tardan en implementar la normatividad las instituciones nacionales quedan en una posición de desventaja.

Es como si en un partido de futbol le amarran un brazo al jugador que mejor juega, porque los demás están en problemas. Tenemos que poner atención en ese punto , enfatizó el directivo.

MÁS CAPITAL PARA INFRAESTRUCTURA

La nueva reglamentación, por los problemas internacionales, demanda que los bancos cuenten con un mayor nivel de capital cuando presten a proyectos de infraestructura, representan sólo 2% del PIB, y todavía hay mucho que hacer en ese rubro, indicó Javier Arrigunaga, director general de Banamex.

Y consideró: Lo que viene de Basilea III es un cargo de capital alto al financiamiento de largo plazo, por lo que se tiene que definir dónde van estar los programas de financiamiento importantes y México tiene un déficit de infraestructura muy grande, por lo que hay que asegurarnos que éstos se adecuen .

De acuerdo con los planes del Fondo Nacional de Infraestructura, el gobierno federal pronostica que se requiere invertir alrededor de 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el desarrollo de puentes, carreteras, puertos marítimos, entre otros proyectos de infraestructura.

valores@eleconomista.com.mx