Moody’s Investor Service degradó la calificación de 15 bancos de operación global, según el grado de exposición que tienen a la volatilidad y a las pérdidas asociadas a este tipo de episodios.

Cinco de los bancos que sufrieron un recorte en su calificación son de origen estadounidense; se trata de JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America (BofA), Morgan Stanley y Citi. Este último es el que sufrió el mayor recorte, de tres escalones, cuya nota pasó de Aa3 hasta Baa2 .

En un comunicado, analistas de la agencia dividieron en tres grupos a los bancos en función del grado de riesgo que enfrentan del mercado externo.

Así, en el grupo de mayor exposición, identificaron a instituciones como Royal Bank of Scotland (RBS), Morgan Stanley, Citi y Bank of America, que son los que se han caracterizado, según los analistas, por tener la menor resistencia a los periodos de alta volatilidad.

De este grupo, Moody’s destacó el caso de RBS como el de mayor exposición a la deuda de los países de la eurozona. A esta entidad le recortó la calificación en dos escalones, desde A3 hasta Baa1 .

En el extremo opuesto, el grupo de menor exposición al deterioro del mercado, que sin embargo sí tiene un riesgo de reportar en sus libros algún tipo de pérdida, está formado por cuatro entidades: HSBC, Royal Bank of Canada y JP Morgan. Estas instituciones, según Moody’s, se caracterizan por una importante diversificación de sus riesgos y tienen una contenida exposición a la deuda soberana de Europa .

En el grupo más nutrido, se encuentran ocho entidades, de las que sólo una, Goldman Sachs, es estadounidense. Las otras siete firmas europeas se caracterizan por tener una importante exposición a la debilidad de soberanos europeos. Se refieren a Barclays, BNP Paribas y Crédit Agricole.

A nivel grupo, estos bancos tienen una mayor exposición a pérdidas que los anteriores y también una menor capacidad para amortiguar el impacto de la volatilidad.