El crédito al consumo otorgado por la banca comercial es uno de los que ha registrado crecimientos importantes en los últimos años, ante un mayor dinamismo del mercado interno. BBVA Research considera, no obstante, que una evolución más moderada de la actividad económica en general y la demanda interna en particular, como lo indican los datos más recientes, podrían afectar la trayectoria de éste.

En un documento el área de investigación de BBVA explica que las cifras de ventas de la ANTAD de mayo del 2016 registraron tasas de crecimiento anuales nominales de 6.2% en tiendas totales y de 2.9% en tiendas iguales, lo que representó una disminución importante con relación a los crecimientos de 13.0 y 10.1% observados en abril.

Asimismo, añade, el empleo formal ha mantenido una tasa de crecimiento relativamente estable en lo que va del año, pues el número de trabajadores en el IMSS durante mayo creció 3.8% respecto del mismo mes del 2015, tasa similar a las observadas en enero y febrero.

Para que el dinamismo del crédito al consumo se sostenga en los niveles observados actualmente, será indispensable que se registre un repunte en la actividad económica y que éste a su vez se traduzca en mayores niveles de empleo e ingreso , refiere.

Diferentes analistas vislumbran un segundo semestre más complicado, principalmente como consecuencia de un entorno externo volátil.

En los primeros trimestres del 2016, empero, el crédito al consumo fue uno de los que presentó mayor dinamismo. En mayo, por ejemplo, el saldo creció a una tasa anual nominal de 13.0%, lo que significó un ligero aumento respecto de 12.8% de abril, y más del doble del repunte observado en el mismo mes del 2015, cuando fue de 6.1 por ciento. Este crecimiento se debió a avances en la mayoría de los componentes de la cartera, principalmente en los personales.

En mayo pasado el saldo de los créditos personales (que representan 20.3% de la cartera al consumo) registró una tasa de crecimiento anual nominal de 22.1%, que significó 2.3 puntos porcentuales más que en abril y estuvo muy por arriba del crecimiento de 2.1% observado en mayo del 2015.

En tanto, el financiamiento a través de la tarjeta de crédito (40% de la cartera) y los créditos para adquisición de bienes de consumo duradero (10% de la cartera) también registraron avances de 6.2 y 14.6%, respectivamente, en mayo; mientras que los créditos de nómina mostraron una disminución en su ritmo de crecimiento al pasar de 19% en abril a 18.4% en mayo.