En los primeros seis meses del año, 1 millón 441,903 trabajadores se cambiaron de una administradora de fondos para el retiro (afore) a otra. Es la cifra más alta que se haya registrado desde el 2008 para un periodo similar. Además, significó un crecimiento de 24.4%, respecto al número de traspasos que se reportaron en el primer semestre del 2018.

Lo anterior implica que se movieran recursos por 129,523.2 millones de pesos, 17.5% más de lo que se movió en los primeros seis meses del año anterior, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), consideró que este crecimiento en los traspasos se pudo deber a que las personas reaccionaron ante la volatilidad e incertidumbre que se tuvo en los mercados y en la economía a inicios de este año por el cambio de gobierno.

“Por lo general, la gente hace un cambio de afore buscando mejores rendimientos, sobre todo al ver que ha sido un semestre muy complejo en materia económica y financiera para el país. También es parte de la competencia que hay entre afores, y la gente busca elegir la mejor opción”, dijo.

Entre las afores que más cuentas recibieron en el proceso de traspaso se encuentran Azteca, con 400,190 cuentas; Citibanamex con 303,190, y XXI Banorte con 210,826 cuentas de trabajadores.

Las afores que más cuentas cedieron en el proceso de traspaso son Coppel, con 412,801 cuentas; XXI Banorte cedió 254,662 cuentas de trabajadores, y Citibanamex, con 241,893 cuentas.

Sánchez Tello agregó que los cambios de cuenta en afores también pudieron haber sido sin el consentimiento del trabajador, pues todavía existe la posibilidad de que algún agente promotor cambie de afore a un trabajador sin que se dé cuenta.

Consar pone lupa a traspasos

Recientemente, la Consar publicó cambios en la Circular Única Operativa (CUO) para que en el momento en que un trabajador decida cambiar de afore, se le entregue el Folio de Conocimiento de Traspaso, que anteriormente se denominaba Constancia sobre Implicaciones del Traspaso.

Con este documento, se busca que el trabajador esté informado sobre el estado que guarda su cuenta individual, así como las posibles repercusiones que pudiera tener en el caso de realizar el traspaso de sus recursos a otra afore.

Lo anterior se realizó debido a que algunas afores enviaban la Constancia sobre Implicaciones del Traspaso a los trabajadores con un mecanismo de encriptación, lo cual retrasaba el proceso de traspaso, indicó la Consar.

Azteca se queja por excesiva regulación

Las nuevas reglas de traspaso fueron revisadas por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer). En su portal, el organismo hace un espacio para que las afores puedan emitir su opinión acerca de los cambios hechos en la CUO y propuestos por Consar.

Ahí, afore Azteca manifestó que las modificaciones que se han realizado desde el 2014 a la CUO han implicado una “regulación excesiva que afecta a los trabajadores, al obstaculizar el derecho de traspaso de los mismos”.

Detalla que con el nuevo formato del Folio de Conocimiento de Traspaso sólo incrementan los requisitos para que un trabajador se pueda cambiar de afore; así como el tiempo de atención y costos de operación.

Aseguró que el nuevo formato deberá ser generado y enviado por procesar al trabajador a través de un mensaje de texto o correo electrónico. Dicho folio se activará automáticamente a los siete días hábiles posteriores a su envío.

Durante el periodo en que el nuevo formato se encuentra inactivo, las afores transferentes podrán recabar del trabajador la petición expresa para que el formato sea anulado.