El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, dijo que los problemas de deuda de la promotora inmobiliaria Evergrande parecen particulares de China y sostuvo que no ve un paralelo con el sector corporativo estadounidense.

Un posible incumplimiento de Evergrande, el mayor emisor de bonos basura de Asia, provocó una fuerte ola de ventas en Wall Street y amplió los diferenciales de los bonos estadounidenses el lunes, aunque los mercados se han estabilizado desde entonces.

"En términos de las implicaciones para nosotros, no hay mucha exposición directa a Estados Unidos. Los grandes bancos chinos no están tremendamente expuestos, pero preocuparía que afecte las condiciones financieras globales a través de canales de confianza global y ese tipo de cosas", afirmó Powell.

"Pero no trazaría un paralelo con el sector corporativo de Estados Unidos", agregó.