El banco estadounidense JPMorgan Chase concluyó dos acuerdos por los que aceptó pagar 2,420 millones de dólares para resolver juicios ligados a la crisis financiera de 2008.

En uno de esos acuerdos, el primer banco estadounidense aceptó abonar 1,420 millones de dólares para cerrar litigios relacionados con la quiebra del banco Lehman Brothers, según un documento consultado el martes.

NOTICIA: Lehman realizó operaciones ilícitas antes de crisis

Las fililales de JPMorgan que eran clientes de Lehman Brothers estaban acusadas de haberse excedido en sus atribuciones al hacerse rápidos reembolsos antes de que la quiebra de la institución neoyorquina desestabilizara el sistema financiero mundial.

Fondos de inversión ligados a JPMorgan habían concedido préstamos a Lehman Brothers a través de complejos productos financieros y exigieron recuperarlos en forma anticipada, mientras se agravaba la situación del banco de inversiones. Al hacerlo, se adelantaron a otros prestamistas y contribuyeron a la aceleración de la quiebra.

"Este acuerdo resuelve dos de los principales litigios contra (JPMorgan) (...) a cambio de un pago en efectivo de 1,420 millones de dólares y Lehman Brothers acepta retirar sus demandas", dice el documento.

Luego de este acuerdo, los administradores judiciales de Lehman Brothers anunciaron que van a pagar unos 1.496 millones de dólares a otros acreedores del banco.

NOTICIA: JPMorgan encabeza lista de bancos más riesgosos

El segundo acuerdo prevé que JPMorgan pague cerca de 1,000 millones de dólares a Ambac, una aseguradora monoline (que actúa como garante de emisiones financieras), golpeada por la crisis de las "subprime" (créditos de riesgo).

Ambac acusaba al banco Bear SStearns, comprado en 2008 por JPMorgan, de haber vendido una cartera de préstamos hipotecarios tóxicos (RMBS, otorgados a compradores con baja solvencia), un mercado que se hundió, provocando pérdidas estrepitosas a los compradores y a los garantes finales de la aseguradora.

erp