El mayor banco de Estados Unidos por activos, JP Morgan Chase, lanzará su propia criptomoneda, se trata de la primera moneda digital creada por un importante banco.

De acuerdo con un reporte de la cadena CNBC, el nuevo producto, llamado “JPM Coin”, mejoraría la eficiencia de las transacciones del prestamista, inicialmente se dedicará exclusivamente a los pagos internacionales de grandes corporaciones, lo que ayudará a acelerar las transacciones que generalmente demoran un día o más, como el SWIFT.

JP Morgan mueve más de 6,000 millones de dólares en todo el mundo solo en operaciones a gran escala entre grandes clientes. La idea de lanzar su propio activo digital es que algunos de esos pagos se realicen en base a la criptomoneda con el objetivo de que las operaciones puedan ser liquidadas de inmediato y sin intermediarios

Además, los servicios de tesorería y transacciones de seguridades también se beneficiarán de esta iniciativa, aseguró Umar Farooq, líder blockchain de JP Morgan Chase.

En su mayoría, la industria ha rechazado esta clase de activos clasificándola como demasiado arriesgada. El año pasado, JP Morgan y otros dos prestamistas prohibieron la compra de bitcoins -la criptomoneda más famosa del mundo- por parte de los clientes de tarjetas de crédito.

En el pasado, el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, calificó como un fraude al mercado de criptomonedas, argumentando que no terminaría bien para sus inversores.

El reporte destacaba que, si bien los tenedores de monedas digitales pueden aprovechar la noticia de que una importante institución financiera está emitiendo su propia criptomoneda, los inversores minoristas difícilmente tendrán una JPM Coin. A diferencia dl bitcoin, solo los grandes clientes institucionales del banco que se han sometido a controles regulatorios, como corporaciones, bancos y corredores de bolsa, podrán usar los tokens.

Cada JPM Coin se podrá canjear por un solo dólar, por lo que su valor no debería fluctuar, similar al concepto de los “stablecoins”. Los clientes recibirán las criptomonedas después de depositar dólares en el banco; después de usar los tokens para una compra o pago, el banco destruirá las monedas y devolverá una cantidad proporcional de dólares a los clientes.

La criptomoneda es por el momento un prototipo, pero JPMorgan espera comenzar a producirla en los próximos días y probarla con un "pequeño número" de clientes institucionales.

La decisión de JP Morgan Chase llega tras un 2018 difícil para los inversionistas del mercado de criptomonedas. El auge de las divisas digitales del 2017 borró miles de millones de dólares de capitalización de mercado al tiempo que los inversionistas sufrieron fuertes caídas en el mercado.

Datos de CoinMarketCap.com mostraron que el 7 de enero del año pasado el mercado de criptomonedas era de 813,900 millones de dólares y para el 13 de diciembre solo valía 103,900 millones de dólares.

erp