Apenas inicia el año y los pronósticos de crecimiento económico para todo el 2016 son poco alentadores.

Invex Banco estima que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 2.5% en el presente año, cifra igual a la que se prevé se haya expandido la economía durante el 2015.

A principios del año pasado, las estimaciones de expansión para el PIB de los diferentes grupos financieros superaban 3%, pero a lo largo del año y dada la forma en cómo se desarrolló el entorno global, las perspectivas fueron a la baja, hasta quedar en un promedio de 2.5 por ciento.

La semana pasada la Encuesta de Expectativas que Banamex aplica a diversas instituciones financieras arrojó que el PIB crecerá 2.7% en el 2016.

Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de Portafolio de Invex Banco, explicó que no se ve que las condiciones macroeconómicas a nivel global vayan a variar de forma sustancial a lo largo del presente año.

En conferencia, detalló que la previsión es que la desaceleración de China continúe, a la par que haya un crecimiento moderado en Europa y Estados Unidos, éste último, principal socio comercial de México.

Dijo que es probable que continúe la debilidad industrial que se ha registrado en los últimos meses en Estados Unidos, por lo que México se vería afectado con un ritmo de crecimiento económico más lento.

Vemos un crecimiento moderado, igual que el 2015 de 2.5% , comentó el directivo de Invex.

Lo que seguirá empujando el crecimiento de la economía mexicana en el 2016, al igual que en el 2015, comentó, será el consumo interno, pues las cifras de ventas de las tiendas y de la industria automotriz así lo demuestran.

Otros factores que inhibirían un mayor crecimiento en el 2016 son el descenso de los precios de las materias primas y del petróleo, que seguirían a lo largo del año, aunque estimó que la caída del crudo, no afectaría más al país, dadas las coberturas petroleras.

El especialista explicó que la depreciación del peso frente al dólar estadounidense no es una mala noticia, mientras no haya efectos en la inflación, la cual estimó cierre el año en 3.2 por ciento.

Finalmente, Campuzano consideró que habrá un proceso moderado de normalización de la política monetaria tanto en Estados Unidos como en México, y no ve que haya una trayectoria violenta al alza de tasas .

[email protected]