El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) comenzó con el proceso de ejecución de los subsidios que otorga la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) bajo la vertiente de cofinanciamiento, a la cual se le han autorizado en primera instancia 400 millones de pesos.

Este miércoles el Infonavit inició el registro de créditos sujetos al Programa de Vivienda Social 2019, el esquema de subsidios que opera la Conavi y  que tiene la finalidad de posibilitar el acceso a un inmueble adecuado a los derechohabientes del instituto, con ingresos de hasta 2.8 UMA, es decir,  7,190 pesos mensuales.

“En total, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), a través de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), dispersará 400 millones de pesos en subsidios de este programa en su vertiente de cofinanciamiento”, se detalló en un comunicado.

Los subsidios que dispersa la Conavi, provenientes de su esquema de vivienda social, se acompañan de los créditos de una entidad ejecutora, que en este caso es el Infonavit, con lo cual se complementan los recursos para otorgar un financiamiento al derechohabiente del organismo que requiera una vivienda.

Según el Infonavit, los criterios aprobados por el recién creado Comité de Financiamiento de la Conavi buscan focalizar estos apoyos en la población con mayor rezago habitacional, marginación, autoadscripción indígena y altos índices de violencia.

“La ponderación de estos elementos se hizo con base en cifras oficiales del Inegi y aplicando la metodología utilizada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)”, se explicó en el comunicado conjunto de Sedatu, Conavi e Infonavit.

Apoyo a desarrolladores pymes

Con el fin de impulsar la participación de las pequeñas y medianas empresas (pymes) desarrolladoras de viviendas enfocadas en el segmento social, las cuales ofertan la vivienda que se puede conseguir con estos apoyos, la Conavi consultará la información de dicha oferta que proporcione tanto la Sociedad Hipotecaria Federal como el Registro Único de Vivienda en las distintas entidades federativas.

“La consulta que lleve a cabo la Conavi será únicamente respecto a la Clave Única de Vivienda (CUV), el avance de obra y observando las reglas de operación vigentes del Programa de Vivienda Social, sin tener acceso al nombre del desarrollador, para llevar a cabo un proceso transparente e imparcial”, se acotó.

Los desarrolladores de vivienda habían esperado que comenzara la dispersión de estos recursos desde inicios de este 2019, pues aseguraban que los recursos para subsidios que otorga la Conavi se terminaron desde octubre pasado e incluso la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) alertó que por esto se dejaron de colocar alrededor de 6,000 viviendas por mes.

Los 400 millones de pesos que se dispersarán vía el Infonavit son parte de un presupuesto total de 1,700 millones de pesos que se le asignaron al esquema de vivienda social del 2019, al que todavía en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2018 se le conocía como Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales, el cual tuvo en el año anterior una partida presupuestaria de 6,800 millones de pesos.

Ante esta dispersión sustancial de recursos, los desarrolladores esperan que el Infonavit presente su nuevo programa de crédito para este año, con el fin de tener certeza en la construcción de vivienda para el segmento social, pues afirman que este tipo de vivienda es la que está ligada a los programas gubernamentales.

De acuerdo con la Canadevi, en caso de que el nuevo programa del Infonavit cumpla con las expectativas de los desarrolladores, el mercado estaría en mejores condiciones que en gobiernos anteriores.