El flujo de remesas hacia México en el 2021 será positivo y claramente estará impactado por el desempeño económico de los puntos donde se originan los envíos desde Estados Unidos, estimó el vocero y gerente general de Western Union (WU) México, Pablo Porro.

“Tras lo sucedido en el 2020, es un desafío pronosticar ahora lo que vendrá, porque depende de la evolución del mercado y el panorama para la economía mundial. Pero aparentemente estamos viendo una recuperación más fuerte de la observada en la segunda mitad del año pasado en los países emisores, que sin duda impulsará los flujos hacia México”, consignó.

Entrevistado por El Economista, precisó que por segundo año consecutivo, México se ubicó como el tercer mayor receptor de remesas, detrás de India y China.

Argumentó que estos envíos de dólares a México podrían fortalecerse con los apoyos que ya ha aprobado el gobierno de Estados Unidos para los residentes.

Este impulso se vendrá a sumar a la entrada tradicional que tienen las remesas a México que suele responder a la evolución del mercado laboral para los trabajadores mexicanos en aquel país, y que también se ve beneficiada ante el comportamiento del tipo de cambio, consignó.

Sobre los costos del servicio, detalló que la estructura de precios es competitiva y está alineada con la realidad del mercado de envíos que se originan en Estados Unidos y se pagan en México, que rondan entre 4 y 5% de los montos enviados.

Digitalización de envíos

El directivo de WU, una de las empresas más experimentadas a nivel mundial en las transferencias de remesas, explicó que independientemente de la evolución del mercado y de la situación sanitaria, ellos empezaron con el proceso de digitalización de las transferencias varios años antes de la pandemia.

Esto les ayudó a adaptar su servicio en los meses de confinamiento en los países emisores, principalmente en Estados Unidos.

“Haber estado preparados con el modelo operativo nos ayudó a paliar los impactos que tuvieron en algún momento los cierres de puntos retail en envíos desde Estados Unidos. Esta experiencia nos permite ser más optimistas en las expectativas para este año”.

Sobre los envíos de remesas a través de criptoactivos, declaró que es bienvenida la competencia, “siempre que operen en el marco de regulaciones de Estados Unidos y de México, pues sólo así puede haber un beneficio para el usuario”.

Western Union opera en más de 200 países, y cuenta con más de 50,000 puntos de contacto-retail.

ymorales@eleconomista.com.mx