La reforma financiera aprobada en EU ha abierto la posibilidad de que muchas firmas del sector migren su operación a otras jurisdicciones más acordes con sus planes de negocio, lo que pondría a algunos mercados de América Latina en los objetivos de las entidades.

Pero México no será de los beneficiados, lamenta en conversación Rafael Gómez Vicencio, socio del área de prácticas bancaria y financiera de la consultoría legal y de negocios Baker McKenzie.

En su opinión, el mercado nacional no parece cumplir con la profundidad para soportar operaciones del tamaño que acostumbran las entidades de EU.

No es el tema regulatorio el que saca de la jugada a México para recibir a estas entidades. El tema es que el mercado debe estar suficientemente desarrollado, que la infraestructura de las autoridades sea la adecuada, que existan asesores legales adecuados y suficientemente sofisticados para llevar a cabo este tipo de operaciones. Son operaciones de otra talla que no tenemos en México , observa. El reto para México y los países de América Latina, precisa, es lograr el suficiente desarrollo, lo que puede tomar años para conseguirse.

Sin conflicto de interés

El especialista considera además que sí habrá un impacto de los cambios regulatorios para las firmas financieras más allá de sus fronteras.

Se sentirá en lo que atañe a la regulación de las calificadoras, derivados, el negocio de banca de inversión y las compensaciones de altos ejecutivos de las entidades financieras, enumera.

En virtud de que las grandes calificadoras son entidades trasnacionales, lo más probable es que utilizarán criterios estandarizados de evaluación en México y América Latina, con las adaptaciones o tropicalizaciones al mercado específico de cada jurisdicción , detalla.

Supervisados en EU y México

Sobre los cambios regulatorios para fondos de inversión, precisa que serán sujetos a regulación, supervisión y registro de las autoridades en EU sólo si administran un volumen de 25 millones de dólares depositados por residentes de aquel país.

Pero si estos mismos fondos operan en el mercado mexicano o de otra localidad, tendrán que cumplir además con la regulación del mercado local.

Ahí lo que podemos entender es que la regulación financiera de EU sólo es de competencia o alcances para instituciones financieras de ese país, aunque sean de presencia global , finaliza.

[email protected]