El Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) está listo para otorgar más financiamiento a los sectores estratégicos de la economía en el 2020.

Miguel Ángel Ochoa, director adjunto de Crédito de este banco de desarrollo, precisa que la entidad cuenta con capital y los productos, además de una buena calidad de la cartera, para atender una mayor demanda de las empresas, principalmente exportadoras, nicho en el que se centran.

Hace unos días, la agencia Moody’s confirmó las calificaciones de deuda senior y de emisor de Bancomext, lo mismo que de Nacional Financiera (Nafin), al reflejarse la resiliencia relativa del capital y la calidad de sus activos en el contexto de la actividad económica de México y la posición fiscal del gobierno. Desde que inició la presente administración hay el plan de integrar operativamente Bancomext con Nafin, estrategia que está en proceso.

En entrevista, Miguel Ángel Ochoa explica que aunque el 2019 fue un año de desaceleración del crédito para la banca comercial, en el caso de Bancomext hubo un crecimiento real de alrededor de 4.3%, además de que el Índice de Morosidad (Imor) se ubicó en 1.2 por ciento.

“No tuvimos un incremento en el Imor a pesar de que las condiciones macroeconómicas fueron muy diferentes a las del 2018. Durante todo el 2019, el banco no tuvo impagos. Esto de alguna manera nos reafirma que seguimos en la línea y estamos haciendo las cosas bien”, detalla.

Agrega que en el 2019, tanto Nafin como Bancomext de forma conjunta lograron una colocación de 128,000 millones de pesos, ello, en apoyo a 4,500 nuevas pequeñas y medianas empresas (pymes), además de que sólo Bancomext logró utilidades por 4,500 millones de pesos ese año, que representaron alrededor de 40% más que el año previo.

“A pesar de las condiciones económicas y financieras, los bancos han tenido un desempeño, en términos financieros, muy adecuado. Si no tenemos solidez en el balance y el manejo financiero, los bancos no tenemos futuro”, precisa.

Considera que al estar los dos bancos de desarrollo bajo una misma administración, permite ordenar el mercado de crédito para las empresas y dirigir los financiamientos a los 23 sectores estratégicos de la economía.

“Algo muy importante que hicimos es que al estar los dos bancos en una misma administración, logramos ordenar un poco el mercado del crédito para la banca comercial”, puntualiza.

Crédito, depende del PIB

El funcionario reconoce, sin embargo, que al final del día el financiamiento, tanto público como privado, tiene que ver con el crecimiento del país, pues si los factores macro no ayudan, es poco probable que el crédito crezca.

“Si no hay crecimiento en la economía, es difícil que se tengan indicadores de crecimiento grandes. La limitante va más allá del propio sistema financiero”, indica.

No obstante, la expectativa es que en el 2020 haya un mayor crecimiento de la colocación del crédito que lo que se registró en el 2019, dado que se espera una mayor necesidad de crédito por parte de las empresas. “Estamos preparados, tenemos capital, tenemos productos para dar financiamiento”, expresa.

El director adjunto de Crédito de Bancomext destaca que desde el banco, se tiene el objetivo de ser más agresivos en el crédito, pero sin descuidar los riesgos.

“Parte de la filosofía de los dos bancos es que hay que cuidar y mitigar los riesgos, pero sí tenemos productos y recursos para atender las necesidades de crédito y queremos ser más agresivos en sectores estratégicos”, menciona.

La intención, dice, es crecer en el 2020 al menos 6% en su comparación con lo que estos bancos de desarrollo colocaron en el 2019.

eduardo.juarez@eleconomista.mx