Uno de los grandes problemas en los mercados emergentes es el infraseguro, que es cuando la suma asegurada es inferior al valor del bien para el que se está contratando la póliza, con la finalidad de pagar una póliza menor.

“Las principales causas del infraseguro son la falta de conciencia del riesgo por parte de los consumidores, el escaso conocimiento de las coberturas de seguro de catástrofes y, en ocasiones, la indecisión sobre proporcionar cobertura cuando la evaluación de riesgos es incierta. Dadas sus características únicas, como estar muy localizados, la modelización de riesgos secundarios puede ser difícil, aún más que la de daños máximos por riesgos en los que ha tendido a centrarse el sector”, comentó Richard Schneider, director regional de Siniestros en Latinoamérica para Swiss Re.

Consideró que la brecha de protección existente es una gran oportunidad para que el sector del seguro se desarrolle y ayude a la población mundial a estar mejor preparada para gestionar las dificultades financieras que pueden infligir los eventos catastróficos.

“Hay que fomentar la concientización entre los consumidores y crear una gama de productos más amplia y una distribución focalizada para coberturas de catástrofes. Sobre todo, para hacer frente al incremento de los daños por eventos de riesgos secundarios y efectos secundarios de riesgos primarios, las aseguradoras pueden, mediante la adopción de las últimas tecnologías, centrarse más en el desarrollo de modelos convenientemente regionalizados para evaluar el riesgo que suponen estos otros riesgos, cuyas variables estarán probablemente en un estado de fluctuación constante debido a los continuos cambios en el uso de la tierra y a una mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos”, explicó.

El director regional de Siniestros en Latinoamérica para Swiss Re dijo que no podemos perder de vista que los daños derivados de riesgos secundarios están creciendo debido a la urbanización, al aumento de las concentraciones de activos en áreas expuestas a condiciones climáticas extremas y al cambio climático. Tan sólo en el 2018, los daños asegurados por catástrofes naturales fueron de 76,000 millones de dólares, los cuartos más altos en un año. Más de 60% de los daños tuvo su origen en riesgos secundarios.

Situación en México

México está muy expuesto a eventos naturales, es un país donde entran huracanes por el lado del Pacífico y del golfo, además tenemos los terremotos, entonces para el reaseguro, esta protección de las aseguradoras con respecto a los eventos catastróficos es muy importante, es un negocio muy atractivo a nivel global para nosotros también, así lo comentó Schneider.

“Somos especialistas en modelar estos eventos para saber con qué frecuencia ocurren y como consecuencia cuánta prima hay que cobrar a los asegurados para poder cubrirse contra esos eventos”, dijo.

Enfatizó que México tiene grandes oportunidades, en el caso de seguros catastróficos se debería ofrecer productos sencillos que cualquiera que lo lea lo entienda de manera intuitiva, desarrollar productos más amigables para que la población lo pueda comprar a través de Internet o de las redes sociales.

“En el ramo de autos tenemos un reto porque en México ya es obligatorio un seguro de responsabilidad civil pero no es algo que se implementara al 100 por ciento. “México va atrasado frente a otros países, en Europa no puedes salir sin un seguro, por todo lo que implica, es algo que se puede implementar fácilmente y no es muy caro. Es algo que ayudaría a facilitar muchos problemas jurídicos”.

Explicó que en el caso del seguro de gastos médicos mayores sólo toca 6% en la pirámide de la población y eso es a través de quienes tienen un buen empleo, pero se debe aspirar a vender más, hay productos hoy en día que pueden ayudar a complementar que son productos indemnizatorios, como el que si una persona tiene una enfermedad se le paga un monto fijo y se atiende donde quiera, lo cual le ayuda a sobrellevar la enfermedad. Por ello, los seguros paramétricos son una gran opción , en otras partes del mundo, los seguros de hospitalización son los de mayor éxito.

Tendencias

El director regional de Siniestros en Latinoamérica para Swiss Re consideró que a nivel global la tecnología juega un papel muy importante en tanto en la distribución de los productos que hoy en día es digital, en el ajuste de siniestros donde entran drones o tecnología satelital.

“En lugar de mandar ajustadores caros, van personas normales y con la tecnología se analiza cuánto cuesta el siniestro, creemos que esto se puede impulsar en toda América Latina, actualmente estamos atrás en la evaluación de los siniestros”, mencionó Ricard Schneider.

Insistió en que para lograr la transformación del sector se requiere una mayor colaboración, “el sector debe trabajar en equipo, ahora cada compañía trabaja con diferentes ajustadores, en el terremoto cada empresa mandaba a sus ajustadores al mismo lugar”.

“En la actualidad con el smartphone se pueden tomar medidas, fotos y otros datos, lo cual lleva a que el siniestro se ajuste, es más ágil que el que llegue un ajustador. “Esto es una experiencia más satisfactoria para el consumidor, lo que se requiere es tener la disposición de cambiar”, concluyó el director regional de la reaseguradora.