Haber apoyado a los clientes con diferimientos de pago de sus créditos, valió la pena, pues la mayoría ha retomado sus obligaciones financieras y la morosidad se mantiene, en general, en niveles bajos, afirmó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En entrevista, el banquero hizo un recuento sobre los apoyos que ha dado la banca en este año que lleva la pandemia del Covid-19. Destacó que desde marzo del 2020, el sector estuvo muy atento de la situación que iniciaba, y desde abril, de la mano de los reguladores, se lanzó el programa de diferimientos de pagos de créditos por un lapso entre cuatro y seis meses.

“Esto se pudo hacer porque la fortaleza financiera de la banca ha estado presente desde el año pasado y hasta ahora. Esto es, los índices de capitalización, liquidez, reserva contra cartera vencida y de recursos disponibles, están en niveles muy elevados y son la plataforma sobre la cual hemos convertido a la banca en parte de la solución”, detalló.

Expuso que la manera de apoyar a los clientes, que en esos meses tuvieron problemas, era darles liquidez para que pudieran salir adelante, anticipando que la situación económica se pondría difícil, y por ello se avaló diferir pagos. Con este programa, detalló, se apoyó a 8.6 millones de personas y 9.3 millones de créditos por un monto total de 1.1 billones de pesos, que representó 22% de la cartera total de la banca.

Después, detalló, a sabiendas de que se trataba de una medida temporal, y que terminando habría clientes que aún necesitarían más facilidades de pago, se ofreció una solución permanente a través de reestructuras de créditos.

A este programa, sin embargo, sólo se sumaron 1.1 millones de personas, por un monto de crédito total de 334,000 millones de pesos.

“¿Qué pasó con el resto? regresaron a su programa original de pagos y eso demuestra que los acreditados se han comportado con gran responsabilidad y que el programa de diferimientos valió la pena”, puntualizó.

Agregó que la cartera vencida se ha ido de 2.3 a 2.5% y se elevó de 1.6 a 1.7 veces la cobertura de reservas contra cartera vencida, al aumentar en 44,000 millones de pesos el monto de las reservas adicionales en el 2020, y sumar 218,000 millones para todo el año.

“Y eso nos da la certeza de que en la decisión de apoyar a los clientes, valió la pena; que los clientes se están comportando muy bien, y que vamos a seguir apoyando a todas aquellas personas físicas y morales que lo requieran”.

Dijo que trabajarán de la mano con Nacional Financiera y Bancomext para el uso de los programas de apoyo a mipymes y a distintos sectores.

eduardo.juarez@eleconomista.mx