El desarrollo del ecosistema de fondeo colectivo (crowdfunding) inmobiliario ha encontrado áreas de oportunidad en diversos sectores, como el turístico, donde se han generado mecanismos de inversión para cualquier persona interesada en participar.

En entrevista, Ted Senado y David Agmon, cofundadores de la plataforma de fondeo colectivo inmobiliario Monific, hablaron sobre cómo dicha organización ha encontrado áreas de oportunidad en el sector del turismo, donde las inversiones que se canalizan por medio de ella sirven para capitalizar infraestructura turística como pueden ser habitaciones de hotel o departamentos para renta.

“Los rendimientos para los inversionistas salen de la ocupación que tenga el inmueble tal cual: de los ingresos totales menos los gastos fijos, de ahí sale el rendimiento o utilidad para el inversionista”, detalló David Agmon, confundador de la plataforma, misma que comenzó con su operatividad en el 2018 y hasta la fecha lleva seis proyectos fondeados.

“No necesariamente —añadió— son inversiones para el sector turístico, sino para todo lo que tiene que ver con crear experiencias, por ejemplo, gimnasios, centros recreativos, parques acuáticos, ferias, hoteles, incluso hasta la propiedad de un restaurante puede ser un vehículo para fondear”.

Ted Senado destacó que el tema del crowdfunding da la oportunidad para que una persona a partir de 1,000 pesos pueda entrar al desarrollo de este tipo de infraestructura inmobiliaria, cuando mediante otros mecanismos se requieren millones de pesos para invertir.

“Para entrar a estos negocios se requieren sólo 1,000 pesos, cuando generalmente se necesitan millones (…) tenemos 500 usuarios activos y convenios con cinco desarrolladores hoteleros para fondear proyectos durante el 2020”, mencionó Senado.

Según los cofundadores de la plataforma, la cual ofrece un rendimiento promedio de 12% anual, si bien el desarrollo inmobiliario en algunas partes del país no ha sido del todo dinámico, en regiones turísticas hay áreas de oportunidad para poder invertir, por lo que en el transcurso del 2020 se fondearán proyectos en regiones como Puerto Escondido, Oaxaca; Sayulita, Nayarit, y San Miguel de Allende, Guanajuato.

“Queremos 100,000 usuarios para el año que entra, levantar alrededor de 100 millones de pesos para entrar en tres o cuatro ciudades nuevas con proyectos hoteleros o departamentales”, expresó Agmon.

Definición en abril o mayo

Los cofundadores de Monific explicaron que esta plataforma fue una de las 25 de fondeo colectivo que logaron ingresar su solicitud para operar bajo la ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera o también conocida como ley fintech.

En este contexto, indicaron que ya han recibido las primeras observaciones por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por lo que posiblemente dicha plataforma tendrá una resolución por parte de la autoridad hasta abril o mayo del 2020.

“Lo más difícil para nosotros por la ley fue que se entendiera nuestro modelo de negocio, ha sido un proceso laborioso, pero nos va a dar certidumbre, les generará confianza a los inversionistas y estamos enfocados en las mejores prácticas”, explicó Senado.

Los representantes de Monific señalaron que el proceso para regular a plataformas de este tipo no es sencillo, pues las exigencias que se prevén en la ley son difíciles de cumplir; sin embargo, mencionaron que posiblemente en los próximos años existan más organizaciones de este tipo dedicadas al mercado del fondeo colectivo inmobiliario.

Características del crowdfunding inmobiliario

  • Las inversiones se hacen por medio de las plataformas para adquirir, desarrollar y mantener inmuebles.
  • Por lo general, la propiedad que se adquiere con las inversiones se queda como garantía para los inversionistas.
  • Pueden servir para proyectos en desarrollo o que requieren de una inversión para su mantenimiento y promoción mientras son puestos en venta al público en general.
  • Las inversiones que se realizan van desde 1,000 pesos y el inversionista puede elegir entre varios proyectos.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx