La banca que opera en el país aún ve viable que, al final del presente sexenio, el crédito llegue a representar 40% del Producto Interno Bruto (PIB), tal y como lo planteó el gobierno federal en su Plan Nacional de Desarrollo (PND).

Al cierre de este año se habrá ubicado en poco más de 31%, de acuerdo con los últimos datos oficiales.

Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), expresa la confianza del gremio en que esta meta se alcance, lo cual, dice, sería un gran logro. En los últimos años, a excepción del 2014, la cartera de crédito de la banca ha repuntado a doble dígito. Para el 2015 se estima un alza de alrededor de 15% y para el 2016, una cifra similar.

Para el también presidente de BBVA Bancomer, esta meta dependerá de diversos factores, como un mayor crecimiento de la economía. Aunque en los últimos años, el crédito ha crecido entre tres y cuatro veces lo que crece el PIB, estima que aún son niveles adecuados. De crecer más el financiamiento, con una economía en los mismos niveles, dice, esto podría provocar desbalances.

Estar a nivel de tres o cuatro veces el PIB es razonable; con siete u ocho ya empiezas a caer en desbalances , precisa.

Fitch no lo cree así

Pero Fitch Ratings no cree que la meta de 40% se logre, principalmente porque el crecimiento de la economía no ha sido lo suficientemente alto.

Recientemente, Alejandro García, director de Instituciones Financieras para América Latina de Fitch, comentó que con los actuales crecimientos de la economía, el crédito como proporción del PIB estaría repuntando dos puntos porcentuales cada año.

Si se considera que faltan tres años para que concluya el sexenio, el crédito como proporción del PIB alcanzaría, de acuerdo con sus estimaciones, entre 35 y 37% como máximo.

Para el directivo de Fitch, la única forma en la que el crédito podría alcanzar la meta de 40% es que la banca fuera más agresiva en el otorgamiento de los préstamos, pero advertía que eso representaría riesgos, como la afectación en la calidad de los mismos.