Los cheques de viajero serán objeto de mayor vigilancia por parte de las autoridades financieras para combatir el lavado de dinero. En la nueva Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, la emisión y comercialización habitual o profesional de cheques de viajero son consideradas actividades vulnerables y objeto de identificación y, en su caso, de aviso ante las autoridades.

Lo anterior, siempre y cuando la emisión de dichos documentos sea distinta a la realizada por entidades financieras, según se establece en el decreto.

Serán objeto de aviso ante la Secretaría de Hacienda cuando la emisión o comercialización de los cheques de viajero sea igual o superior al equivalente a 645 veces el salario mínimo, es decir aproximadamente por 40,202 pesos.

Sin embargo, desde antes de la creación de esta nueva ley, la operación de los cheques de viajero comenzó a dejar de ser un negocio por el riesgo que representa precisamente en materia del blanqueo de dinero y los impactos en la reputación de las instituciones que puedan verse involucradas en ciertos casos.

DECOMISOS DE DÓLARES

El titular de la Unidad de Banca y Ahorro de la Secretaría de Hacienda, Juan Manuel Valle, reveló recientemente que hay una tendencia de algunas instituciones hacia no operar ese producto.

Las instituciones -más allá de lo que diga la autoridad- perciben el riesgo alto en los cheques de viajero. Al final, es prácticamente lo mismo que el efectivo , comentó.

El funcionario explicó que, en ese contexto, hay una diferencia muy importante entre un decomiso de dólares en efectivo y en el de los cheques de viajero, porque éstos tienen impreso el logo de la institución que lo emitió.

Hay que recordar que, en México, toda persona que ingresa o sale del territorio nacional con cantidades superiores a 10,000 dólares debe declararlo, de acuerdo con el artículo 9 de la Ley Aduanera.

lflores@eleconomista.com.mx