Acapulco, Gro. La evaluación que realiza en México el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) podría causar cambios adicionales a la regulación en materia de prevención de lavado de dinero (PLD) que aplica al sistema local, informó Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Seguramente habrá recomendaciones y mejores prácticas por implementar tras los resultados de la evaluación del GAFI, las cuales probablemente se traduzcan en cambios adicionales a la regulación , dijo.

Durante su participación en la 80 Convención Bancaria el funcionario destacó que el compromiso compartido entre autoridades e instituciones deberá ser adoptar tales reformas plenamente, y resaltó que los bancos son la primera línea de defensa en este tema.

La evaluación en nuestro país por parte de organismos internacionales, como el GAFI, nos obliga a asumir con plena responsabilidad el compromiso de tener un sistema financiero que no permita la entrada de recursos de procedencia y destino ilícitos , enfatizó.

El presidente de la CNBV afirmó que ante el nuevo orden mundial, que presenta una serie de retos, incluido el relacionado con la nueva Presidencia de Estados Unidos, es necesario redoblar esfuerzos para poder mitigar los riesgos que puedan surgir y alcanzar la meta de que el crédito represente 40% del PIB al finalizar el sexenio.

En este sentido, refirió que la institución a su cargo estará atenta a los cambios que haya a la regulación financiera internacional, pero en el entendido de que las autoridades mexicanas son y serán las que determinen la agenda regulatoria del sistema financiero mexicano, de acuerdo con las necesidades y realidades de nuestro país y en apego a las mejores políticas internacionales .

Aunado a ello, expuso que la CNBV seguirá reforzando los ejercicios de estrés para obtener información precisa sobre los cambios en las variables económicas y la resiliencia de los bancos ante éstos. En los casos en los que sea necesario, solicitaremos las inyecciones de capital correspondientes, como lo hemos hechos hasta ahora .

Por otra parte y aunque reconoció que hay en México más crédito y más barato, Jaime González afirmó que aún existen brechas de inclusión que deberían cerrarse. Mencionó que de las 4 millones de empresas que hay en el país, 350,000 son atendidas por la banca, y sólo 8,000 capturan a más de la mitad de la cartera.

Asimismo, señaló que aunque hay más infraestructura bancaria, ésta está concentrada en ciertos lugares, y 24% de los municipios no cuenta con ella.

Comentó que la falta de oportunidades ha incidido en una pérdida de confianza en las instituciones tradicionales y provocado que las personas opten por alternativas que dan esperanzas ficticias.

Expuso que en la última década la concentración de los activos de los siete bancos más grandes pasó de 88 a 79%, por una mayor participación de los bancos pequeños y medianos. Esto es producto de un entorno de competencia, que se deriva de la reforma financiera .

Finalmente señaló que el número de sujetos y figuras regulados y supervisados por la CNBV ha crecido, por lo que consideró que la dependencia requiere un mayor nivel de especialización y más recursos.