El impago de créditos por parte de corporaciones, muchas dedicadas principalmente al sector energético, suma ya 50,000 millones de dólares; esta cifra es la peor desde finales del 2009, refirió la firma estadounidense Standard & Poor’s.

La fuerte caída de los precios de las materias primas, ocasionada por la desaceleración del crecimiento mundial y la baja demanda de metales básicos y crudo, ha pesado sobre los productores mineros, de petróleo y gas.

Casi la mitad de los créditos vencidos están en manos de empresas dedicadas a alguno de estos dos últimos sectores. Entre las empresas que han caído en moratoria se encuentran Peabody Energy, XXI Energía y Petróleo Midstates.

Los precios del petróleo se han recuperado desde los mínimos de enero sin embargo se mantienen más de 60% por debajo del promedio registrado en el 2014. Los bajos precios del petróleo, el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) y la desaceleración del crecimiento mundial probablemente producirán más incumplimientos en los próximos 12 meses , precisó Diane Vazza, analista de Standard & Poor’s, al rotativo británico Financial Times.

Vazza agregó que en lo que va del 2016 alrededor de 46 empresas han dejado de pagar sus obligaciones crediticias.

Las últimas empresas que recurrieron al impago incluyen a la primera compañía europea, la productora noruega de papel Norske Skogindustrier; además de Cliffs Natural Resources, una minera estadounidense.

El repunte de los mercados bursátiles y de renta fija ha aliviado un poco de presión sobre los grupos de basura clasificada, que conforman aquellas empresas que tienen BB+ o calificaciones más bajas de una de las grandes agencias de crédito en el mundo.

Los mercados de capitales han vuelto a abrir lentamente, mientras que los diferenciales: la diferencia entre el rendimiento de un bono corporativo y el similar benchmark de un bono del tesoro se han contraído, lo que reduce los costos de endeudamiento para las empresas que buscan vender nueva deuda.

Baja rendimiento de bonos

Los rendimientos de los bonos basura han caído por debajo de 8% desde más de 10% en febrero, de acuerdo con el Bank of America Merrill Lynch. El bono promedio en el índice Merrill cotiza ahora en 91.5 centavos de dólar estadounidense, desde un mínimo de 83.6 centavos registrados en febrero. Los rendimientos caen dado que los precios de los bonos suben.

Pero los inversionistas son reacios a caracterizar el rebote como insostenible. Las empresas con menores puntuaciones quedan al margen de la venta de la nueva deuda. La emisión de basura tiene más de la mitad de los niveles de hace un año.

Las listas registradas tanto por las calificadoras Standard & Poor’s como por Moody’s, de las empresas con mayor riesgo de impago se han incrementado. Standard and Poor’s tiene incluidas 242 empresas, el nivel más alto desde el 2009. La lista incluye el operador de satélites Intelsat y la cadena por departamentos de artículos de lujo Neiman Marcus.

Los inversionistas y los analistas están a la espera de la temporada de resultados de Estados Unidos y una ronda de redeterminaciones de préstamos, en la que se espera que los bancos reduzcan las posibilidades de crédito a las compañías de petróleo y gas.

Stephen Caprio, estratega de Crédito, precisó que la única esperanza es que los ingresos (de las empresas) se recuperen junto a los flujos de efectivo. Si eso no sucede, tendrán deuda que pagar y no está claro cómo lo harán .

valores@eleconomista.com.mx