El Banco de México ha divulgado ya dos transcripciones sobre los posicionamientos de los miembros de la Junta de Gobierno del banco central con motivo de la decisión de política monetaria correspondientes a mayo y junio de 2018.

Entre los cinco miembros actuales de la Junta de Gobierno que tomó aquellas decisiones, solo dos permanecen en el cuerpo colegiado: la Subgobernadora Irene Espinosa y el Gobernador, Alejandro Díaz de León.

Esta difusión de las transcripciones responde al compromiso de transparentar la comunicación del banco central que hicieron pública en abril de 2018, cuando Banxico anunció una serie de cambios en su política de comunicación.

En aquel comunicado de 2018, anunciaron la divulgación de transcripciones con un lapso de espera de tres años entre el anuncio y la publicación de las versiones. En aquella comunicación también avisaron que tan pronto como ese mismo año, en la decisión monetaria de mayo, divulgarían el nombre de los miembros de la Junta que entraran en un disiento sobre la decisión de la mayoría.

En la transcripción de la reunión de mayo de 2018 donde dejaron sin cambios la tasa en 7.50%, la Junta de Gobierno estaba integrada por los subgobernadores Irene Espinosa, Roberto del Cueto, Manuel Ramos Francia y el Gobernador Díaz de León.

En aquel momento, el modelo de integración mundial por medidas proteccionistas, impulsado por el presidente de EU, Donald Trump, concentró parte importante de las discusiones.

La inflación anual se encontraba en un nivel de 4.51% y la Subgobernadora Espinosa consideró que mantener la tasa en ese nivel era consistente con la convergencia de la inflación a la meta.

Reconocía riesgos e incertidumbre de corto plazo sobre todo por el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio.

En ese momento, el Gobernador Díaz de León consideraba que la adopción de medidas proteccionistas era un factor de riesgo que tendría importantes afectaciones en el mercado financiero así como un menor apetito por el riesgo. Un contexto bajo el que son más relevantes los factores idiosincrásicos para determinar los precios en los mercados.

Alza en junio de 2018

La transcripción correspondiente a junio de 2018, relata la decisión unánime de incrementar la tasa en 25 puntos, para dejarla en 7.75 puntos.

En ese momento se completaban dos meses de menores presiones de inflación, pero había riesgos en la volatilidad e incertidumbre ante la proximidad de las elecciones presidenciales en México y la todavía inconclusa renegociación del Tratado de Libre Comercio.

En esa transcripción, daban cuenta de un “balance de riesgos sesgado a la baja por la posible postergación de proyectos de inversión debido a (...) un desenlace desfavorable de la renegociación del TLCAN o el resultado de la elección presidencial”.

El riesgo de postergación de inversiones por las elecciones presidenciales de México y por la postergación del acuerdo comercial fue señalado solo por los cuatro subgobernadores: Espinosa, Del Cueto, Guzmán y Ramos Francia.  

Credibilidad y experiencia

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), la credibilidad del banco central, fundamentada en la transparencia de la comunicación, favorece la incidencia de sus anuncios en las expectativas de inflación.

Por su parte, el CEMLA considera que la credibilidad constituye el factor determinante del éxito de toda política monetaria. Y asevera que la política monetaria se está convirtiendo cada vez más en el are de manejar las expectativas.

La divulgación de transcripciones de las posturas monetarias de la Junta de Gobierno es aplicada por el Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC), que divulga con un rezago de cuatro a cinco años; la actualización más reciente es de diciembre de 2015.

Mientras el Banco Central de la Reserva de Perú publica las transcripciones con un rezago de 20 años y el Banco Central Europeo (BCE) lo hace con un rezago de 30 años.