La crisis económica que se vive a raíz de la pandemia del Covid-19 puede afectar seriamente algunas instituciones del sector financiero popular, como financieras populares (sofipos) o cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), ya que varias de estas entidades tienen una posición financiera endeble, indicó el Banco de México (Banxico).

En su más reciente reporte sobre el sistema financiero mexicano, el Banxico acotó que este tipo de entidades, que atienden a casi 12 millones de personas en el país, pueden verse presionadas seriamente lo que haría que reduzcan su capacidad para ofrecer créditos a la población que atienden, que en su mayoría es de bajos ingresos, por lo que es necesario que las autoridades estén atentas a su evolución.

“Algunas entidades del sector de OIFNB (Otros Intermediarios Financieros No Bancarios) pueden resultar muy afectadas en su liquidez y potencialmente en su solvencia a pesar de las medidas mitigantes ya que parten de una posición financiera endeble. Tal es el caso de algunas sofipos o socaps”, explicó el Banxico.

De acuerdo con una revisión de este medio a ambos sectores, con cifras a abril pasado, si bien la mayor parte de las entidades cumplía con los niveles de capitalización requeridos por la autoridad, los cuales sirven para medir la solvencia de las instituciones para soportar pérdidas no esperadas, había otras que reflejaron problemas de cumplimiento.

En el sector de socaps, compuesto por 156 entidades, dos sociedades, Caja Popular Oblatos y Caja Popular Arboledas, se ubicaron a abril pasado en la categoría 2 del esquema de alertas tempranas establecido por la autoridad, es decir, que, si bien no incumplen con el nivel de capitalización requerido, que es arriba de 100%, tienen que realizar medidas correctivas para alcanzar el idóneo, que es arriba de 150 por ciento.

Mientras, que Caja Renacimiento presentó un nivel de capitalización (Nicap) de -143% y se ubicó en la categoría número 4, es decir, que tiene que realizar medidas de urgencia para corregir su situación.

Por su parte, en el sector de las sofipos (compuesto por 39 financieras en operación), dos entidades: Libertad Servicios Financieros y Financiera Sustentable, se ubicaron en la categoría 2, es decir, pese a que no incumplen con lo requerido (arriba de 100% en su Nicap), tienen que realizar ciertas acciones para llegar a lo recomendado, que en este sector es arriba de 130% en su nivel de capitalización.

Asimismo, cuatro entidades se ubicaron en las categorías tres y cuatro, es decir, que incumplen con el nivel de capitalización requerido por lo que tienen que realizar acciones de urgencia para corregir su situación. Las sofipos que están en la categoría cuatro son Acción y Evolución, Caja Sierra Gorda, Operadora Reforma, mientras que Financiera Auxi se ubicó en la categoría tres.

Sobrevivencia

Para Pedro Arriola, gerente para América Latina de la consultora Inspiring Development, sin duda habrá muchas instituciones en el sector de las microfinanzas, donde están la mayoría de las sofipos, que no sobrevivirán y tendrán que cerrar.

“Quizá va a haber instituciones que no vayan a sobrevivir, normalmente en las crisis hay instituciones financieras que desaparecen y si estamos hablando de la crisis más grande del último siglo probablemente haya instituciones que no vayan a soportar el golpe”, detalló Arriola en un webinar de la firma Axon.

CNBV, atentaa Libertad

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores puso como plazo hasta el próximo 18 de junio, para que Libertad Servicios Financieros, la sofipo más grande del sector, presente su plan de conservación de capital que le permitiría regresar a la categoría número uno del esquema de alertas tempranas, así como mostrar la manera en que logrará que el nivel de capitalización supere 131 por ciento. A abril pasado dicho indicador se ubicó en 116 por ciento.

[email protected]