Banco Base considera que existe 70% de posibilidad de que las agencias bajen la calificación crediticia de México, por la incertidumbre que hay en las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el proyecto de construcción de una nueva refinería de parte del nuevo gobierno, lo cual, afirma, no es idóneo.

Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de la institución, aclaró, sin embargo, que ello se daría hasta diciembre, y que la baja sólo sería en un escalón, por lo que el país aún mantendría su grado de inversión.

En conferencia, la economista detalló que hoy no se ve que las calificadoras que movieron la perspectiva de la calificación soberana de México, de Estable a Negativa, reviertan esa tendencia, ello, por la situación de las finanzas de Pemex, pero sobre todo por la insistencia del actual gobierno de construir una nueva refinería, cuando, dijo, ello no es lo idóneo, dado que el petróleo de México no tiene las características para ser refinado, y por ello se ha optado por su importación.

Precisó que Pemex es una empresa que desde hace años ha estado sobre endeudada, y por lo tanto no es correcto que se le invierta a uno de sus negocios que hoy ya no es rentable, tal es el caso de la refinación.

De concretarse esta expectativa, expuso, generaría una salida de capitales. “Sí creemos que habrá un recorte de la calificación crediticia”, puntualizó.

Siller mencionó que una opción para que ello no ocurriera es que, aún con el proyecto de la refinería y los apoyos a Pemex, se logre un superávit primario de 1.0%; o que el gobierno eche para atrás el proyecto de la refinería y regrese el del aeropuerto en Texcoco, algo que ve poco probable.

No obstante, destacó que aun cuando se baje la calificación crediticia de México, el país conservaría su grado de inversión, pues se estima que sólo ocurra en un escalón.

PIB crecerá 1.3%

Por otra parte, la economista de Banco Base mencionó que su estimación de crecimiento del PIB este año ha bajado a 1.3% (desde 1.9%), por los sesgos que hay de una desaceleración mundial, así como otros riesgos externos e internos.

Para el primer trimestre del año, la expectativa de esta institución financiera es que el PIB crezca apenas 0.1 por ciento.

En cuanto a los riesgos al alza, que Siller mencionó para el crecimiento económico están: la aprobación exitosa del tratado de libre comercio en el Congreso de Estados Unidos; mayor confianza del consumidor por el nuevo gobierno; el crecimiento de la demanda por las exportaciones; y la implementación de políticas económicas ortodoxas.

Entre los riesgos a la baja expuso los retrasos en el proceso de aprobación del T-MEC; un bloqueo comercial; el deterioro de la confianza del consumidor ante mayor inflación; desaceleración económica en Estados Unidos; imposición de aranceles al sector automotriz, y la implementación de políticas económicas no ortodoxas.

Los pronósticos de Base para la inflación en el 2019 son de 3.8%; un tipo de cambio de 20.20 pesos por dólar; y la tasa de interés en 8.35 por ciento.

[email protected]