El programa de bancarización de migrantes y sus familias anunciado el lunes que, grosso modo, les facilitará la apertura de cuentas en ambos lados de la frontera para realizar transacciones, podría hacer que se incremente la llegada de dólares al país, lo que a su vez impulsaría a la baja el tipo de cambio, consideró Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

"Esta bancarización va ayudar a que más migrantes envíen recursos y a un mejor tipo de cambio, ahí lo que se espera es que se incremente este envío de dólares”, expuso. 

En videoconferencia para dar a conocer las expectativas económicas del grupo, la especialista dijo que no hay un precedente cercano para precisar en cuánto podría incrementarse, pero subrayó que si se daría un aumento. 

“Con esto se espera que se incremente la llegada de dólares a México, y con esta mayor llegada de dólares, entonces se tiene mayor probabilidad de que el tipo de cambio pueda tener tendencia de baja”, señaló.

De acuerdo con cifras oficiales, durante el 2020 ingresaron a México 40,607 millones de dólares por concepto de remesas, 11.4% más que en el 2019 cuando llegaron 36,439 millones. Con esto, se alcanzó un nuevo máximo histórico y se acumularon cinco años consecutivos rompiendo récord.

En el 2018 el monto de remesas familiares a México fue de 33,677 millones de dólares; en el 2017 de 30,291 millones y en el 2016 de 26,993 millones.

Buena forma de darle vuelta a iniciativa de reforma

Gabriella Siller consideró que dicho programa fue una buena forma de darle la vuelta a la iniciativa de reforma a la Ley del Banco de México (Banxico), sobre todo porque preocupaba que se pusiera en riesgo su autonomía, al obligarlo a comprar el excedente de dólares que bancos comerciales no pudieran repatriar a través de corresponsales.

No obstante, expresó que quedan algunas dudas en este programa, por ejemplo, sobre cuál será determinado el mejor tipo de cambio que se planteó, a efecto de que los beneficiarios reciban más por sus remesas.

También dijo que no queda muy claro cómo se llevará a cabo el apoyo financiero contingente del Banxico a los bancos comerciales que tengan problemas para repatriar sus excedentes de dólares.

“Me parece que fue una buena forma de sacarle la vuelta a la reforma de Ley del Banco de México. Quedan ambigüedades, pero se ve mejor a lo que se tenía antes, de que al Banxico pudiera afectársele su autonomía por lo que se proponía con la compra de dólares”, puntualizó.

Uno de los principales problemas que motivó la iniciativa de reforma, ya aprobada en el Senado, es que las remesas que reciben las familias en México, perdían valor al cambiarlas aquí a pesos.

No obstante, de acuerdo con el propio Banxico, menos del 1% de estas remesas se entregan en efectivo. El 99% se hace por transferencias electrónicas.

Diversas medidas

A inicio de semana, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, el Banco de México y la ABM, presentaron una estrategia que consiste en reforzar y ampliar la cobertura de servicios financieros, en los mejores términos y condiciones, a fin de que los envíos de remesas en territorio nacional, se realicen de manera sencilla, segura y económica.

Entre las medidas para bancarizar a los migrantes y sus familias, y así darle un mayor valor a sus remesas destacan: facilitar la apertura de cuentas bancarias tanto en Estados Unidos a través de bancos comerciales, como en México por medio del Banco del Bienestar, ello, presentando la matrícula consular.

Asimismo, se ofrecerá el mejor tipo de cambio que haya el día de la transacción, además del desarrollo y operación de un sistema y base de datos para que las instituciones financieras puedan perfilar a los migrantes, entre otras.

eduardo.juarez@eleconomista.mx

kg