BBVA México ve inminente que, ante la crisis económica derivada de la pandemia y una vez que han empezado a vencer los diferimientos de pago de crédito que se iniciaron en marzo, empiece a registrarse un incremento en la cartera vencida. En las hipotecas no será la excepción y aquí el área de estudios económicos del banco estima que llegue a entre 5 y 6 por ciento. Sin embargo, considera que ello no afectará la solvencia de la banca, dado que tiene buenos niveles. Hoy la morosidad en este portafolio es de alrededor de 3 por ciento.

En videoconferencia en la que se presentó el informe sobre Situación Inmobiliaria, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, destacó que aunque el mercado hipotecario enfrenta una crisis importante, la cual se extenderá al próximo año, este no será un canal de transmisión a la salud financiera del sistema bancario mexicano.

“Creemos que en un escenario que corresponda a una contracción de entre 9 y 12% que tenemos en nuestro escenario macro, podríamos llegar a ver carteras vencidas hipotecarias del orden del 5 o 6% que desde luego es mucho mayor a lo que se observaba antes, pero la banca tiene, de lejos, los niveles de provisiones necesarios para hacer frente a este tipo de cartera vencida y además es una cartera con menor severidad de pérdida, porque tiene detrás una garantía”, dijo.

Aunado a ello, comentó que, en el caso de BBVA, este banco estará listo para que en los casos que sea pertinente, llegar a acuerdos con los clientes para que puedan reestructurar sus créditos y que sigan al corriente de sus pagos.

“Vamos a ver aumentos de cartera vencida, pero no van a afectar la solvencia ni la solidez del sistema bancario mexicano”, subrayó.

Situación diferente a la de 94-95

El economista en jefe de BBVA México explicó que hoy hay una situación diferente a la crisis de 1994-95, pues en aquella ocasión las tasas hipotecarias se dispararon y ahora son fijas, además de que son las más bajas de la historia.

“No vamos a ver una afectación, un canal de transmisión del mercado hipotecario al sistema financiero como sí se vio en el 94-95 o en la crisis financiera global”, insistió.

Señaló que otro factor para evitar que eso ocurra, es que las medidas de originación de créditos han venido mejorando de forma sostenida desde aquellos años. “De tal suerte que en México se origina con razones de préstamo a valor de la vivienda, muy prudentes, donde sí se verifica con avalúos serios el valor de la vivienda (…) se mide bien la calidad del acreditado, se revisa el buró de crédito”, puntualizó.

Agregó: “todo esto significa que a pesar de que vamos a ver una desaceleración en el ritmo de colocación; a pesar de que vamos a ver un aumento en la cartera vencida, no va haber una transmisión del mercado hipotecario a la salud financiera del sistema bancario mexicano”.

Recuperación del crédito a vivienda hasta el 2023

Carlos Serrano resaltó que el mercado hipotecario enfrenta una crisis importante por la pérdida de empleos que ya venía desde el 2019, pero que se agudizó con la llegada de la pandemia.

Informó que en el periodo enero-junio el financiamiento cayó 20%, sobre todo con las bajas importantes de abril, mayo y junio. Para todo el año, la estimación de BBVA es que sea de entre 25 y 30% y que la tendencia, aunque menor, siga en el 2021.

En este sentido, el economista en jefe del banco previó que la recuperación del financiamiento hipotecario sea visible hasta 2022 o 2023, cuando se den los mismos niveles de empleo que había antes de la pandemia.

“Lamentablemente es una crisis que está afectando al empleo; el empleo puede tener una lenta recuperación, sobre todo ante la ausencia de políticas fiscales contracíclicas de apoyo a las familias y empresas. Por lo tanto creemos que podemos ver una recuperación del financiamiento hipotecario hasta el 2022 o 2023”, enfatizó.