La agencia de crédito estadounidense Equifax aceptó pagar hasta 700 millones de dólares en un acuerdo derivado del robo de datos personales que sufrió en 2017 y que afectó a cerca de 150 millones de personas, informaron el lunes autoridades.

Como parte de este acuerdo con 50 estados y territorios y con la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), el organismo oficial de defensa de los consumidores, la compañía pagará al menos 525 millones de dólares y como máximo unos 700 millones, dijo la FTC.

Equifax reúne información sobre los consumidores para ayudar a quienes otorgan préstamos para determinar la calificación crediticia de quienes los solicitan.

 

La compañía reconoció en 2017 que piratas informáticos habían robado de su sistema datos personales, incluyendo nombres, fechas de nacimiento y números de la seguridad social de prácticamente la mitad de la población de Estados Unidos. El incidente también afectó a clientes de Canadá y Reino Unido.

Ese mismo año, en marzo, la empresa había sido alertada sobre la vulnerabilidad de su base de datos, pero no hizo nada al respecto, dijo la FTC.

"Las compañías que lucran a partir de la información personal tienen la responsabilidad extra de proteger y asegurar esos datos", dijo Joe Simons, presidente de la FTC, en un comunicado que anuncia el acuerdo.