Goldman Sachs Group Inc tuvo que asumir pérdidas a su préstamo al atribulado Banco Espírito Santo de Portugal en el cuarto trimestre, lo que afectó sus ganancias y algunos bonos de sus empleados, dijeron a Reuters personas familiarizadas con la situación.

La amortización tuvo lugar al final del trimestre luego de una decisión del 22 de diciembre del banco central de Portugal, que perjudicó a ciertos acreedores de Banco Espírito Santo.

En vísperas de Navidad, un grupo de altos ejecutivos de Goldman sostuvo una teleconferencia para discutir la amortización y cómo afectaría a los bonos de empleados, dijeron personas familiarizadas con la situación.

Entre 15 a 20 personas trabajaron en el acuerdo con Banco Espírito Santo, pero debido a la forma en que Goldman estructura sus bonos, se verán afectadas hasta 50 personas en el grupo más amplio.

Goldman y algunos de sus clientes entregaron 835 millones de dólares en préstamos a Banco Espírito Santo en julio, usando una entidad que creó, llamada Oak Finance Luxembourg SA.

El Banco de Portugal realizó un rescate de Banco Espírito Santo por 4,400 millones de euros (5,200 millones de dólares) en agosto y lo dividió en dos, un banco saludable llamado Novo Banco y una entidad que está siendo reducida.

El colapso de Banco Espírito Santo tuvo lugar después de que dio a conocer pérdidas sobre préstamos que realizó a una serie de empresas administradas por su familia fundadora.

El grupo matriz Espírito Santo, que incluye a empresas de turismo, salud y agricultura, buscó protección por bancarrota y comenzó a liquidar activos el año pasado.

Fiscales portugueses lanzaron posteriormente una investigación sobre el colapso de la compañía.

Funcionarios de Goldman creían que el préstamo de Oak Finance estaría protegido bajo la nueva estructura, en parte porque un alto funcionario del Banco de Portugal lo dijo por escrito, según la portavoz Fiona Laffan.

Sin embargo, el 23 de diciembre Novo Banco informó en un comunicado al regulador que el Banco de Portugal decidió no transferir el préstamo respaldado por Goldman a la nueva entidad.

Como resultado de eso, las perspectivas de que Goldman y sus clientes reciban de vuelta el préstamo se han apagado y el personal de finanzas de Goldman tuvo que amortizar el valor del crédito.

No pudo determinarse cuánto del préstamo de 835 millones de dólares provino directamente de Goldman Sachs, a cuánto llegó la amortización o cuántos bonos serían afectados.

Laffan declinó a entregar esos detalles, al igual que otras fuentes que solicitaron el anonimato debido a que no están autorizadas a hablar sobre el tema públicamente.

erp