El analista financiero de Signum Research, Alan Jaimez, explicó que si bien la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, así como la emergencia sanitaria por el Covid-19 incidieron sobre los precios internacionales, fue la capacidad de almacenamiento la que orilló a que los precios, y en particular el de la Mezcla Mexicana de Petróleo, alcanzaran un nivel negativo.

"Lo que vimos el pasado lunes tiene qué ver con contratos de futuros. El tener precios negativos del petróleo significa que te están pagando porque tu tengas ese petróleo, pero eso se dio en combinación con los dos efectos anteriores (guerra comercial y Covid-19). Además hay una cierta capacidad limitada de almacenaje de petróleo, que se encuentra en el estado de Oklahoma, del West Texas Intermediate (WTI), entonces ahora se tiene conocimiento de que está llegando a su máximo nivel y por eso es que los futuros tuvieron ese precio negativo. Por lo tanto no se trata de una cuestión fundamental de oferta y demanda, más bien el precio negativo tiene qué ver  por la capacidad de almacenaje".

Leer en Revista IMEF