La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aplazó la discusión del proyecto que ordenaría a la Secretaría de Salud reglamentar el uso medicinal de la cannabis y sus derivados.

En la sesión de este jueves estaba enlistado el caso de un menor que enfrentó dificultades para disponer de los derivados de la mariguana que requiere para su tratamiento del Síndrome de West.

El proyecto del ministro Eduardo Medina Mora ordena a la Secretaría de Salud cumplir la obligación establecida en el Artículo cuarto transitorio del decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de Junio del 2017.

“Y, en consecuencia, proceda a armonizar, en los términos expuestos en el apartado 8 de esta resolución, los reglamentos y normatividad en el uso terapéutico de la cannabis y sus derivados (...)”.

El proyecto también solicita a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), por conducto de su comisionado federal y del coordinador general Jurídico y Consultivo, que despliegue sus facultades para dar cumplimiento a lo establecido en dicho artículo.

“Dentro de los lineamientos se contempla, de manera enunciativa y no limitativa: toda la cadena de producción, desde la obtención y almacenamiento de semillas, su cultivo, cosecha, procesamiento, transportación, comercialización, y en general todas las actividades dirigidas al consumo terapéutico, la investigación científica y la práctica médica de la cannabis”.

Señaló que es conveniente recordar que la regulación se refiere exclusivamente al uso terapéutico de la cannabis y sus derivados, por lo que no se incluyen otros usos.

"En virtud de que el derecho a la salud debe ser garantizado al nivel más alto posible, se ordena a la Secretaría de Salud que brinde la atención médica necesaria e integral que se requiera, de acuerdo con sus antecedentes y sus enfermedades (...)", establece el documento.

La madre del menor, Margarita Sandra Garfias Hernández, reclamó la omisión de armonizar los reglamentos y la normatividad en el uso terapéutico de cannabis.

Garfias Hernández, acompañada por su hijo de 14 años, consideró que es obvio que los ministros se den tiempo para discutir el tema, toda vez que se trata de una decisión que afectará la política pública en todo el país, sobre todo a los pacientes que necesitan extractos de cannabis para estar bien.

 

“Espero que está discusión no se retrase mucho, puesto que no se está pidiendo nada que no esté mandatado con anterioridad, y todo es apego a derecho“, subrayó.

Dijo que se trata de la protección de los derechos de los pacientes, más aún de niños con discapacidad.

Hasta el momento, ella cultiva la planta para extraer el derivado que necesita su hijo para tener mejor calidad de vida, pues no ha sufrido crisis ni problemas en el sistema inmunológico.

Agregó que el joven cumple 15 años en octubre, y confió que tenga como regalo la resolución que se necesita.