“Desde nuestra experiencia, hemos detectando tres barreras para la prescripción de cannabis: 1.- Falta de evidencia científica suficiente, pues a pesar de los grandes avances se sigue construyendo. 2.- Regulación en cada país y sus limitaciones. 3.-Falta de educación en la comunidad médica”, explicó la doctora María Fernanda Arboleda, directora médica de Khiron, investigadora y especialista en cannabis medicinal.

Precisamente para abatir estos obstáculos, principalmente el último de ellos, es que se llevará a cabo el Primer Simposio Khironmed de Cannabis Medicinal en Ciudad de México. Será un encuentro científico y académico avalado por el Colegio de Medicina Interna de México y la Academia Mexicana de Neurología. Buscará sensibilizar a los profesionales de la salud acerca del uso responsable, prescripción segura y propiedades terapéuticas del cannabis medicinal en diversas ramas.

Khiron es la primera compañía con operaciones en Colombia que tiene licencias completas en el país para cultivar, producir, distribuir y exportar cannabis medicinal, tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD). Andrés Galofre, vicepresidente de la compañía, aseguró que se encuentra frente a nosotros una oportunidad que no se había presentado antes en México, poder trabajar de la mano con las sociedades científicas: “Consideramos que es la forma correcta de acércanos al mercado, tener el aval y la reputación de este tipo de asociaciones para que se pueda dialogar de forma científica y se puedan identificar los alcances”.

La doctora Arboleda, directora médica de Khiron, sostuvo que a medida que la investigación clínica continúa avanzando y apoyando el uso del cannabis medicinal como tratamiento complementario para varias condiciones médicas, “es crucial involucrar activamente a los profesionales de la salud para compartir y discutir información actualizada, completa y confiable, misma que debe ser bien aplicada para satisfacer las necesidades de los pacientes”. Por ello, se espera que acudan alrededor de 200 médicos de diversas especialidades y líderes de opinión.

Dijo que, si bien hay desconocimiento del tema entre la población, también lo hay en la comunidad médica. Hay un estudio publicado en mayo del 2018 en Journal of Oncology, donde se le preguntó a 250 oncólogos en Estados Unidos qué tan cómodos se sentían teniendo una conversación con sus pacientes acerca del cannabis medicinal. Menos de 30% dicen sentirse cómodos tan sólo de discutirlo, ya no hablemos de prescribir. “Esto es grave y una situación mundial, pues muchos pacientes acuden a sus médicos solicitando algún producto terapéutico relacionado, y al no obtener respuesta entran en la desesperación y obtienen productos fuera del control sanitario”, agregó.

Recordó que esto no es la droga milagrosa. Se trata de terapias muy individualizadas, que buscan controlar, no curar, por lo que el monitoreo estricto de los médicos es gran parte del tratamiento: “Se tiene que elegir bien al paciente. Puede haber efectos secundarios y, por supuesto, elegir estándares de calidad”.

El caso mexicano

De acuerdo con cifras de Khiron, en México se tiene el potencial de llegar a 11.7 millones de personas. Por ello, el doctor Roberto López Espinosa, presidente del Colegio de Medicina Interna de México, aseguró que al dedicarse a la atención integral de un paciente, están muy interesados en todas las acciones para diagnosticar y dar tratamientos. “El tema del cannabis medicinal, aunque no es nuevo, sí tiene implicaciones nuevas en nuestro país. También médicamente sabemos que tiene implicaciones y tratamientos en algunas áreas que ahora se abren aún más. Por ello, tenemos que ampliar nuestro campo de acción, conociendo cada vez más las áreas donde se tiene incidencia”.

Entre las condiciones médicas y síntomas que se podrían controlar con medicamentos a base de cannabis medicinal como complemento al manejo convencional destacan: epilepsia, esclerosis múltiple, dolor crónico oncológico y no oncológico, cuidados paliativos, trastornos del sueño, anorexia, nausea y vómito inducido por quimioterapia, entre otros.

“Este evento nos va a servir para empaparnos en el tema, pues es algo que ya todo el mundo nos pregunta. Tener un punto de vista científico y académico es fundamental”, dijo el especialista mexicano, aunque aún la regulación esté en la mesa.

El doctor Ethan Russo, director de Investigación y Desarrollo del International Cannabis and Cannabinoids Institute, comentó que estamos viviendo sólo el inicio de la discusión, pues el cannabis es una sustancia muy versátil que puede atender diversas enfermedades:“Esto es porque entra al sistema endocannabinoide, que es el regulador maestro de nuestra fisiología. Por ello nos proporciona un efecto de balance en cualquiera de los malestares del cuerpo”.

“En el futuro, pienso que llegarán muchos desarrollos en áreas que no se han trabajado, como la psiquiatría, porque el sistema endocannabinoide está muy vinculado con la regulación de las funciones neuronales, el estado de ánimo y muchas de las funciones del cerebro. A lo largo de la historia, un área donde se ha usado mucho el cannabis es en ginecología y obstetricia. En tiempos modernos esto se prohibió, pero también puede ser un muy buen producto para la medicina de la mujer y esperamos que muy pronto vuelva a poder venderse. Creemos que México tiene la gran oportunidad de ser líder en esta área y espero poder trabajar con nuestros colegas acá”, agregó.

El doctor Russo es uno de los invitados internacionales de este simposio, que se llevará a cabo el próximo 28 de febrero. Es uno de los investigadores con más publicaciones al respecto. “Personas que no han tenido beneficios con métodos convencionales han logrado mejorar la calidad de vida con tratamiento de cannabis, pero hay una gran diferencia entre el uso recreacional y las aplicaciones terapéuticas. Cuando se usa con el primer fin, donde la gente se relaja y lo adquiere para olvidar cosas, a la vez está creando un estado de inconsciencia. El uso terapéutico trata síntomas, dolor, espasmos, sin producir un cambio en el pensamiento... Con enfermedades crónicas necesitan estar alertas y seguir su vida normal. No pueden estar distraídos o dejarse distraer por un medicamento, por eso es que la preparación, con el equilibrio de los componentes y una dosis adecuada, es el punto perfecto con un control de síntomas, sin necesariamente detonar efectos psicoativos, esto puede dar un buen efecto en los pacientes y se está demostrando en estudios clínicos en varias partes del mundo”, afirmó.

En el 2017, en Estados Unidos 72,000 personas sufrieron una sobredosis de opioides, “una de ellas fue mi sobrina, así que ustedes pueden imaginar hasta qué punto este tema es personal para mí y por qué entiendo la necesidad de delimitar el tema y dar el mensaje correcto”, concluyó.

En México, la Cofepris tiene aprobados tres productos con cannabis de esta compañía. No son de la rama médica, sino catalogadas como suplemento alimenticio. Hay otros productos en proceso de aprobación, de acuerdo con los movimientos que se den en las regulaciones, incluidos medicamentos y de la rama cosmética.

nelly.toche@eleconomista.mx