La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) informó que en el 2018, 10 defensores de los derechos humanos han sido asesinados y seis de ellos eran indígenas.

La ONU-DH condenó el asesinato del líder de la comunidad Wixárika de Nayarit y defensor de los derechos humanos, Margarito Díaz González, y exigió a las autoridades el esclarecimiento del crimen, así como la investigación de la desaparición de Sergio Rivera Hernández, activista indígena, de quien se desconoce su paradero desde el 23 de agosto.

“El asesinato (...) puede repercutir particularmente sobre los procesos comunitarios de defensa de los derechos humanos”, declaró Jan Jarab, representante de la ONU-DH en México.

De acuerdo con la información del organismo de Naciones Unidas, el 8 de septiembre, el líder Wixárika fue asesinado por hombres armados en la comunidad de Aguamilpa, municipio de El Nayar, estado de Nayarit, donde residía.

Díaz González también se desempeñó como miembro del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Cabe señalar que no es la primera vez que se atenta contra la comunidad Wixárika, pues el 20 de mayo del 2017 fueron asesinados, en Jalisco, Miguel Ángel y Agustín Vázquez, líderes de esa comunidad.

El 27 de agosto, la ONU-DH llamó al gobierno mexicano para que destine recursos al Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, tras alertar de un financiamiento insuficiente.

[email protected]