“¿En qué momento se jodió México?”, preguntó a Alfonso Navarrete Prida, desde la tribuna, el senador Cristóbal Arias Solís, haciendo paráfrasis del libro titulado Conversación en la Catedral, del escritor peruano premio Nobel, Mario Vargas Llosa.

El secretario de Gobernación no respondió.

El responsable de la política interior y de seguridad en el país “dejó la pregunta en el aire”, lamentó el presidente de la Comisión de Gobernación.

Fue Miguel Ángel Osorio Chong, hoy coordinador de los senadores del PRI y exsecretario de Gobernación, reveló Arias Solís, quien se le acercó para solicitarle un intercambio de impresiones sobre el tema de la seguridad pública.

Finalmente, dijo, Osorio es el responsable de la estrategia en la materia, que fracasó y tiene a México “envuelto en una ola de inseguridad y de violencia criminal”.

A la pregunta de Emilio Álvarez Icaza (senador sin partido), en el sentido de “¿Qué esperan para detener a César Duarte? ¿Su palabra empeñada vale algo?”, Navarrete Prida explicó que la propia ley establece que los delitos por los que se acusa al exgobernador de Chihuahua no son graves.

“Es decir, si fuese resultado de enfrentar un procedimiento penal, lo podría enfrentar en libertad”.

Indira Kempis Martínez (MC) consideró que en materia migratoria el gobierno mexicano ha adoptado “la misma filosofía de Donald Trump’’, de discriminación y abuso.

Ofreció algunas “cifras de sangre” del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, a propósito del análisis de su sexto y último informe a cargo del Senado mexicano: “110,000 homicidios, 15,000 feminicidios, 35,000 desaparecidos y desaparecidas (que) duelen, porque no son cifras, tienen nombre, tienen familia”, lo que demuestra una “estrategia fallida”.

“El gobierno de México está siendo claro en esta situación (...) El ir y adentrarse en una caravana, sin recursos, sin documentación, con menores no acompañados o con menores acompañados en condición de vulnerabilidad, es un enorme riesgo”, advirtió.

El nuevo sistema de justicia penal, comentó antes de despedirse, en respuesta a quien le solicitó una opinión personal al respecto, “desafortunadamente es un ornitorrinco: por un lado es extraordinariamente garantista, tiene patas de pato, cola de pato, pico de pato, pelo de castor, es mamífero, pero pone huevos, vive en el agua; por otro lado es extraordinariamente inquisidor, penas de 140 años de cárcel, por otro lado se basa en la oralidad absolutamente, pero no termina de acompañar el otro tipo de pruebas”.

Navarrete compareció frente a no más de 60 senadores durante tres horas y media; la Cámara Alta se conforma de 128 legisladores.